LAS SIETE IGLESIAS

La Iglesia, Efeso (2a. Conferencia) (JND)

Home / Página Principal
Links / Vínculos

Leer o descargar en formato PDF

EL APOCALIPSIS
Capítulo 2

1 AL ángel de la iglesia que está en Efeso, escribe: Estas cosas dice el que tiene las siete estrellas en su diestra, y que anda en medio de los siete candelabros de oro:

2 Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo, y tu paciencia; y que no puedes sufrir a los malos, y que has probado a los que a sí mismos se llaman apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;

3 Y tienes paciencia, y has padecido afrenta por amor de mi nombre, y no te has cansado.

4 Esto empero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

5 Recuerda, por tanto, de donde has caído, y arrepiéntete, y haz de nuevo tus primeras obras; de otra suerte, yo iré a ti, y quitaré tu candelabro de su lugar, a menos que te arrepientas.

6 Empero tú tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, que yo también aborrezco.

7 Quien tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, que está en medio del Paraíso de Dios.

 

Texto copiado de LA BIBLIA (Versión Moderna, traducción de 1893 de H.B.Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza)

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y estas han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:
 
LBLA (La Biblia de las Américas, Copyright 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation, Usada con permiso)
Versión Reina-Valera 1909 Actualizada (Publicada por Editorial Mundo Hispano).
Versión Moderna, traducción de 1893 de H.B.Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza)

SEGUNDA CONFERENCIA

 

 

LA IGLESIA. La última vez que estuvimos hablando, yo me estuve refiriendo brevemente al carácter distintivo de la iglesia de Dios; y al carácter de este libro, en cuanto a que es un libro de juicio, ya sea con respecto a la iglesia o al mundo.

Es importante distinguir entre la visión de la iglesia de Dios como un cuerpo responsable en la tierra, y por esta razón sujeta a juicio, y esa visión de ella que la ve como el cuerpo de Cristo y  disfrutando de su lugar apropiado ante Dios, y de sus privilegios como tal. Debemos mantener estas dos verdades claramente y sin ninguna duda ante nuestras mentes, o nos confundiremos al respecto.

 

La vez anterior vimos que Dios le ha otorgado a Cristo ser "Cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo." El pensamiento y el propósito de Dios acerca de la iglesia son que ella debería ser el cuerpo de Cristo cuando Él tome el dominio sobre toda las cosas. Dios ha exaltado a Cristo muy por sobre todo principado, y autoridad, y poder, y señorío, y sometió todas las cosas bajo Sus pies y Lo dio por Cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es Su cuerpo y por consiguiente es llamada "la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo." Toda la plenitud de la Deidad habita en Cristo; pero esto realmente es otra cosa. Nosotros somos Su plenitud, es decir, nosotros completamos el hombre místico, siendo Cristo la Cabeza. Porque la iglesia es aquello que completa y exhibe la gloria de Cristo en el mundo por venir y en aquel tiempo el creyente no sólo conocerá a Cristo en el cielo, sino a Cristo como gobernante sobre la tierra, sobre todas las cosas. Es un bendito pensamiento el que no es simplemente Dios como Dios quien llena todas las cosas, sino que Cristo llena todas las cosas en redención y plenitud intercesora en gracia y justicia. "El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo." Desde el polvo de la tierra hasta el trono de Dios en lo alto, todo ha sido la escena del cumplimiento, y testigo también, de la gloria de Cristo. Pero cuando realmente y de esa forma  Él "llene todo", y esto no es simplemente conocido a la fe, no hará esto a solas, sino como la Cabeza del cuerpo el cual está siendo formado ahora, tomando a la iglesia para compartir en Su dominio y gloria. En ese día todas las cosas estarán sujetas a Él, pero la iglesia estará asociada con Él. Tal como fue en el jardín: Adán, la imagen de Aquel que había de venir, era señor sobre toda la creación; Eva no era ni parte de la creación sobre la que Adán reinaba, ni tenía ella aún ningún título propio sobre esta, pero estaba asociada con él en el dominio. El pasaje en Efesios 5 toma la formación de Eva y lo aplica a la iglesia -"Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia."

 

Cristo tiene todos los títulos para este dominio sobre todas las cosas. (Ver Colosenses 1) Por ser Dios, todas las cosas fueron creadas por Él y para Él. Y observen que en el pasaje Él tiene una primacía doble -Cabeza de la creación cuando como Hijo, Él toma su lugar en ella porque Él es Creador; y también Cabeza de la iglesia porque "él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia."

 

Un segundo título para la primacía es que Él es "el Hijo" -no simplemente como Creador (como  hemos visto en Colosenses 1, "nos ha...trasladado al reino de su amado Hijo."), sino también por herencia. En Hebreos 1 encontramos este consejo e intención de Dios con respecto a Su Hijo: "a quien constituyó heredero de todo," etc. Aquí la atención está puesta en el Mesías.

Un tercer título para la primacía es que Él es hombre. El Salmo 8, el cual celebra la gloria milenaria, es citado y aplicado por el Espíritu Santo a Cristo en Hebreos 2: 6-9, "Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra," y todas las cosas puestas bajo sus pies. (Vean también Efesios 1: 22; 1ª Corintios 15: 27) Vemos, de esta forma, su derecho al dominio: primero como Creador, "Porque en él fueron creadas todas las cosas"; en segundo lugar como el Hijo, "a quien constituyó heredero de todo"; en tercer lugar, como Hombre, bajo cuyos pies son puestas todas las cosas en los consejos de Dios. Entonces, podríamos agregar, Él no puede tomar la herencia como una cosa  contaminada y, por lo tanto, Él tiene un cuarto derecho en la forma de la redención. Su título es para una herencia redimida y purificada, "las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos." Con nosotros, quienes estábamos bajo el pecado, enajenados en nuestras mentes haciendo malas obras, no es simplemente purificación: también es removida la culpa. Entonces Él nos toma y nos hace Su cuerpo, como está escrito, "Somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos." El Espíritu Santo desciende y nos consagra para ser el cuerpo de Cristo en poder viviente y en unidad, puesto que somos bautizados con el Espíritu Santo en un cuerpo. No solamente cada alma está vivificada y sellada por el Espíritu, sino que con respecto a los creyentes, "por un solo Espíritu fuimos bautizados en un cuerpo." Esto comenzó en el día de Pentecostés y desde entonces este bautismo ha sido la porción de cada creyente. Es una gran y bendita verdad el que, como quiera que nosotros podamos haber afligido el Espíritu, a pesar de eso, individualmente, el Espíritu permanece con el creyente y lo reprende. Y también es una gran bendición con respecto a la iglesia el hecho que el Espíritu Santo no está aquí solamente por un poco de tiempo con Su pueblo y entonces se va, como el Señor Jesús. "Os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre." Y noten esto, que la presencia permanente del Espíritu Santo en la iglesia es en virtud de la redención que Cristo ha llevado a cabo y no está subordinada a nuestro uso de los privilegios otorgados (aunque cuando Él está presente Su acción está de acuerdo al uso o abuso de estos privilegios).

 

La iglesia de Dios, unida al Señor Jesucristo, tiene su lugar, primero, por la virtud de la Persona de Cristo; en segundo lugar, en la redención llevada a cabo por Cristo; en tercer lugar, por la presencia del Espíritu Santo. Esta no es una cuestión de profecía, sino que es el poder de la divina gracia viviente, situando a la iglesia en la gloria divina. En el momento que el Espíritu Santo formó de esta manera la iglesia, ella es tratada aquí abajo como el cuerpo de Cristo, "en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios." (Colosenses 2: 19). Tal como en el crecimiento de un niño, el cuerpo está allí, y cada miembro en su lugar, y crece hasta su estatura completa.

 

Sin embargo, en Efesios 1 y 2, se nos presenta dos aspectos distintos de la iglesia -el cuerpo de Cristo está en el cielo, y la morada de Dios por el Espíritu en la tierra. Este segundo carácter de la iglesia es uno profundamente importante. La iglesia de Dios, siendo formada por el Espíritu Santo en la tierra, involucra necesariamente la responsabilidad de la iglesia de manifestar en la tierra la gloria de Aquel que la estableció de esta manera. La responsabilidad nunca cambia la gracia de Dios. Pero mientras la iglesia permanece en la tierra, ella es responsable aquí abajo con respecto a la gloria de su Cabeza ausente -no como bajo la ley, por supuesto; sino que la iglesia es responsable de representar la gloria de Aquel que la redimió y la puso aquí. Es para ser una luz en medio de la oscuridad -"en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo"; "para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable." Y, como Pablo dice en 2ª Corintios 3, "así que sois manifiestamente una epístola de Cristo..." "...conocida y leída de todos los hombres." (Versión Moderna) La palabra es "epístola" y no "epístolas", de Cristo. Es UN cuerpo -UNA copia de Cristo. La iglesia fue puesta como la carta de recomendación de Cristo para todos los hombres, para que en ella los hombres puedan leer y ver el poder de la redención y el carácter de Aquel que está fuera de la vista, por medio del Espíritu Santo morando en ella y formándola para ser el testigo visible de su invisible Cabeza. Jesús dice en Juan 17, "para que todos sean uno." ¿Y con qué propósito? "Para que el mundo crea (no todavía que 'sepan' -ese es el fruto de la gloria) que tu me enviaste." Este debería haber sido el efecto de esta unidad en referencia a la época presente. Cuando la iglesia esté en la gloria manifiesta con Cristo y como Cristo, el mundo necesariamente sabrá que el Padre envió al Hijo; y no sólo esto, sino que sabrá que el Padre nos ha amado como Él amó a Jesús, viéndonos a nosotros en la misma gloria que a Jesús. Por lo tanto, debe ser con anterioridad a esa época que el mundo, para poder creer, debería ver a la iglesia como UNA -debería ver a la iglesia en su lugar de responsabilidad como esta epístola de Cristo. Su responsabilidad es que la vida de la Cabeza en el cielo debería ser manifestada en la tierra en poder. Vemos, de este modo, qué lugar de responsabilidad es estar bajo la gracia, porque es por el hecho de estar bajo tal gracia gratuita, como estamos, que aparece nuestra correcta responsabilidad. Cuando  llegamos a este terreno de un cuerpo responsable en la tierra, por supuesto que  encontramos al Señor tomando conocimiento de las acciones de la iglesia bajo esta responsabilidad.

 

De esta forma, en estos dos capítulos (Apocalipsis 2 y 3) tenemos al Señor, no como la Cabeza del cuerpo, no como Aquel del cual fluye la gracia hacia abajo a los miembros del cuerpo, sino caminando en medio de los candeleros en el carácter de un Juez, para ver si ellos están actuando de acuerdo con la gracia recibida. Este principio de juicio corre a través de todas ellas: 'Yo daré a cada uno de ustedes de acuerdo con el uso que haya hecho de los privilegios y la gracia en las que la iglesia fue puesta al principio.' Esta es una palabra solemne para nosotros, justo en proporción a nuestra estimación de la gracia. No es condenación como por medio de la ley, sino que mientras más entiendo el amor al cual he fallado en testificar, mi corazón estará más afligido cuando yo no dé una respuesta verdadera a esa gracia, puesto que relaciona al pecado, como si lo estuviese, con el nombre de Dios, el cual yo llevo. El efecto de la maldad de Israel no probó solamente que el hombre era un pecador, sino que, habiendo puesto Dios Su nombre allí, esto relacionó al pecado con el nombre de Dios. Fue en este terreno que el Señor reprochó a Israel cuando Él dijo, "el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros." El testimonio de Su nombre fue puesto en su custodia y debería haber sido guardado por ellos. Dios sabrá cuan completamente reivindicar Su santo nombre al final, en la tierra. Aún más es este el caso con respecto a la iglesia del Dios viviente. El mundo prácticamente debería ver santidad perfecta y perfecto amor en la iglesia: porque  somos hechos partícipes de la santidad de Dios y somos los objetos de Su infinito y perfecto amor. La iglesia debería tener solamente una posición y un servicio constantes en la tierra, y es manifestar al mundo lo que ella recibe de su Cabeza viviente en el cielo. La iglesia nunca conoció a Cristo después que Él estuvo en la carne; el único Cristo que conoce la iglesia es el Cristo que el mundo rechazó y que ahora está en el cielo; y por consiguiente, la iglesia debería estar en tal entera abstracción del mundo, como para manifestar lo que su Cabeza es. Y de esta forma la iglesia debería ser la carta de recomendación de Cristo. Y noten aquí la fuerza de la palabra "epístola". El mundo debería ver en ustedes lo que Cristo es, así como la ley fue vista escrita en las tablas de piedra (2 Corintios 3), una epístola viviente, "conocida y leída de todos los hombres." (Versión Moderna). Y el carácter de nuestro caminar será grandemente profundizado, de acuerdo a la magnitud de nuestra comprensión de lo que Su gracia ha hecho por nosotros y a lo que nos ha llamado. De este modo vemos como verdad fundamental, que el Señor nunca abandona esto. Él nunca se aparta de aquello a lo cual la iglesia es llamada en testimonio y como testigo, aunque Él lo soporta con paciencia.

 

Pero ahora, nos volveremos hacia otro punto: el uso que se debe hacer de estos mensajes a las iglesias. Hay dos cosas a la vista en esta materia. Primero, es un hecho histórico que había iglesias en la tierra en la condición de la que se habla aquí; después, en segundo lugar, que la instrucción moral es aprovechable para cada santo individual -aplicable a toda persona que tiene un oído para oír y un corazón con entendimiento para conocer la mente del Señor. Esto es muy simple.

 

Pero si continuamos más adelante, encontraremos que hay importancia en el número de las iglesias a las que se dirigen los mensajes. El número siete, siendo el símbolo de perfección, es el número usado a menudo en este libro -siete sellos, siete trompetas, siete copas. De este modo, la elección de este número marca el círculo completo de los pensamientos de Dios acerca de la iglesia, como responsable en la tierra de acuerdo a la gracia en la cual ella ha sido establecida allí. No es que había solamente siete iglesias o asambleas en la tierra en la época en que estos mensajes fueron entregados, tal como nosotros sabemos, por ejemplo, Colosas y Tesalónica y así muchas otras; pero estas y todas las otras fueron dejadas fuera, debido a que ellas no proporcionaban los elementos morales que eran necesarios al Espíritu Santo para este retrato completo.

 

Cuando pensamos en la unidad del cuerpo con la Cabeza, entramos a los privilegios y no a la responsabilidad -la vida de Cristo y la gloria de Cristo como la medida y el fin. Pero estos capítulos presentan el estado real y diversificado de la iglesia. El siguiente punto es, que estas siete iglesias son tomadas, claramente, en relación con la responsabilidad; y entonces, además, no se pueden aplicar todas ellas al cuerpo completo en general al mismo tiempo, puesto que encontramos estados tan diferentes entre ellas, y por consiguiente no podemos aplicar lo que se dice en una de ellas indistintamente a otra, puesto que hay cargos claros y promesas claras para cada una de ellas. Sin embargo, entrando en los detalles,  encontraremos que se habla de diferentes partes de la iglesia profesante con caracteres claros  como subsistiendo parcialmente al mismo tiempo. Así que tenemos esto: cada descripción se aplica, en un sentido, a la iglesia en general, con todo, no todo a la iglesia completa en uno y al mismo tiempo. Y por consiguiente ustedes obtienen en estas iglesias, o bien un retrato sucesivo de la condición de la iglesia sobre la tierra en una manera profética, como responsable ante Dios desde el comienzo hasta el fin de esta dispensación, o un estado particular de una parte de ella necesario para completar el retrato completo -los diferentes aspectos que ella ha presentado en el mundo hasta que el Señor la vomite de Su boca.

 

Entonces ustedes dirán, '¿Cómo puede la iglesia ser vomitada de la boca de Cristo, cuando la iglesia es el cuerpo de Cristo y debe estar con Él en la gloria?' Esto es verdad si ustedes hablan del cuerpo de Cristo, pero la iglesia, como un cuerpo externo en la tierra, nunca pierde su responsabilidad, cualesquiera puedan ser sus características. Contemplada mientras está en la tierra, ella es responsable por su conducta. Si el siervo inútil no hizo la voluntad de su amo, él tenía que ser tratado, no como no siendo un siervo en absoluto, sino como un hipócrita de acuerdo a la posición en la que él se encontraba, aunque no siendo realmente uno, porque él no era realmente un siervo. No se le dijo, 'Tu no eres un siervo' sino "echadle en las tinieblas de afuera . . .y pondrá su parte con los hipócritas." De este modo, él fue tomado y condenado en el terreno de su profesión.

 

Así fue con Israel. Ellos fueron formados por Dios para llevar Su nombre ante el mundo; ellos fallaron; se los trató como responsables y fueron puestos a un lado, como contemplados bajo el antiguo pacto. La palabra a la higuera estéril fue, "Nunca jamás coma nadie fruto de ti." La higuera podía llevar hojas, pero cuando el Señor vino buscando fruto no encontrando ninguno, Él dijo, "Nunca jamás nazca de ti fruto . . .Y luego se secó la higuera." De esta forma Israel, como un vaso para llevar el nombre de Dios hacia el mundo, fue puesto a un lado; pero esto no tocó la cuestión de la fidelidad de Dios. Él restaurará a Israel en los últimos días y hasta entonces la gracia aún sigue fluyendo, tomando el remanente de entre ellos como la verdadera semilla de Abraham, solamente que en mejores privilegios; porque si a Israel como un todo se le puso de lado, entonces Dios establece algo nuevo, y de entre el Judío y el Gentil, "el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos". El asunto aquí no es referente a la seguridad de la salvación individual sino acerca del vaso que Dios está usando para llevar Su nombre ante el mundo. Los individuos que creen irán al cielo, pero el vaso del testimonio, habiendo fallado, debe ser roto. Dios tiene una larga paciencia con esto, pero si después de todo lo que ha sido hecho solamente produce uvas silvestres, esto debe ser cortado. Indudablemente que hay un remanente fiel llevado al cielo, pero el vaso, como un testimonio público visible en la tierra, es desechado.

 

En Romanos 11, vemos como Dios pone en la tierra lo que Él ha formado actualmente para llevar Su nombre, en la posición de un sistema público visible, como Él puso a Israel. "Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado." (Romanos 11: 22). Dios puede desechar a la iglesia profesante en perfecta consistencia con lo que Él ha revelado de lo que Él mismo es, porque esta no es una cuestión de Su gracia y bondad o de salvación individual, sino sólo y simplemente de responsabilidad. Y esto es lo que hace que estos tratos con estas iglesias sean una profunda y positiva advertencia para nosotros, puesto que el exacto mismo principio se aplica tanto al testimonio Gentil como al Judío. Dios cumplirá al pie de la letra, cada promesa que Él ha hecho a Israel. Más aún, todos nosotros sabemos cómo un hecho evidente, que Dios ha desechado a Israel como un testigo visible para llevar Su nombre al mundo. Y Él desechará de la misma manera a la iglesia si esta falla en su responsabilidad en la tierra. Vemos de esta forma como Dios mantiene Su gobierno con respecto al testimonio que Su pueblo debiera llevar bajo cada dispensación, y que, mientras la salvación individual está asegurada para siempre para individuos en Israel y la iglesia, ambos serán puestos a un lado en cuanto a su testimonio público visible. Nosotros tenemos de este modo no solamente la responsabilidad sino los resultados del fracaso.

 

EFESO. Tomaremos ahora el ejemplo positivo y la advertencia que Dios nos entrega en la palabra a Éfeso. Es, por supuesto, un gran recurso para fortalecer el alma -ser instruidos en los caminos y actos de Dios en las Escrituras; pero es una fuente de gozo para mí mismo obtener la inmediata aplicación de la verdad a mi propia alma. Los principios generales de la Escritura son muy benditos, pero la aplicación individual de la verdad al corazón y a la conciencia es aún más feliz.

 

En estos mensajes a las iglesias tenemos, primero, el carácter de Cristo, el cual está siempre adaptado al estado de una iglesia en particular. De esta manera, en la primera, a los Efesios y como un asunto de aplicación general, nosotros tenemos, "El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro" -es decir, Cristo revelado en el carácter particular en el cual Él ejerce juicio. En segundo lugar, vemos en cada iglesia, el carácter especial de los juicios de los fieles. Y en tercer lugar, una promesa especial es dada para sostener la fe de aquellos bajo el juicio. De este modo, todo está preparado en gracia y misericordia para enfrentar las circunstancias especiales. Y entonces, en cuarto lugar, esperando el tiempo de la más completa bendición, vemos la porción dada "Al que venciere", cuando Cristo haya tomado a los santos hacia Sí mismo.

 

Las iglesias están divididas en dos partes; tres iglesias en la primera sección y cuatro en la segunda. Este es un punto de gran interés. Parece que en las tres primeras iglesias se les habla directamente como a tal. Es decir, los santos, aunque teniendo que vencer, son contemplados en el cuerpo en general; el pequeño remanente más claramente separado en las últimas cuatro. De esta forma, también por medio de esta división, obtenemos partes  características claras de la iglesia profesante. En el mensaje a las tres primeras iglesias, la exhortación, "El que tiene oído, oiga...", precede a las promesas a los fieles vencedores. En las últimas cuatro iglesias, la exhortación sigue a las promesas. En las primeras tres se habla del oído que oye en relación con el testimonio general de la iglesia antes de distinguir fuera al remanente fiel que vence. En las últimas cuatro, la exhortación sigue al triunfo. Además, en las primeras tres no se habla de la venida del Señor, pero por la misma razón en cuanto a la mayor distinción del remanente. Con la cuarta, se dirige la atención a la venida de Cristo. Esta era ahora la esperanza del remanente, no el regreso al orden primitivo. El cuerpo profesante público estaba totalmente corrompido.

 

En las tres anteriores, los pensamientos de la iglesia son llamados a volver a la condición y al lugar originales, como ella estaba, -una condición que se ofreció como una a la cual era posible que ella pudiera ser restaurada si se arrepentía. En la última conferencia estábamos  observando que Dios tenía dos normas de juicio al tratar con un pueblo puesto en responsabilidad: o la gracia que los ha puesto a allí y por lo tanto el pensamiento de restauración por causa de esta gracia y de acuerdo a la norma que nos ha dado, o la gloria a la cual son llamados. En las tres primeras iglesias encontramos la primera de estas normas. Pero en Tiatira hace su entrada otra cosa. La iglesia, como un todo, ha probado estar en una condición sin esperanza (yo hablo aquí de la iglesia en testimonio como un cuerpo visible en el mundo), y entonces, siempre se da la esperanza individual y el mensaje del Espíritu es especialmente para aquellos que vencen, y, como puede ser visto, la gloria venidera al regreso de Cristo es ofrecida como el estímulo. Y por consiguiente, en Tiatira, tenemos esta clara  esperanza ofrecida al remanente, "pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga."

 

Con estas verdades generales, ya también haría notar que en el mensaje a la primera iglesia, Éfeso, vemos el carácter general de Cristo ejerciendo juicio, puesto que "tiene las siete estrellas en su diestra" (es decir, sosteniendo toda la autoridad y todo el poder), y "anda en medio de los siete candeleros", las iglesias -yendo alrededor para ver si las luces estaban ardiendo brillantemente, entregando esa luz verdadera que Él había encendido.

 

En consecuencia, vemos en cada una de ellas el peculiar sello de la responsabilidad. Entonces,  observen en qué forma Él comienza este mensaje a Éfeso, tocando cada punto que Él puede aprobar de cualquier forma, antes de que Él presente el lado opuesto del retrato. "Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia." ¡Qué bendición es que Él conozca todo acerca de nosotros, aún "los pensamientos y las intenciones del corazón"! "Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor." Noten ahora otro principio importante. ¿De qué debe estar necesariamente celoso Cristo sino de Su amor por la iglesia, el cual fue más fuerte que la muerte? Es totalmente imposible que Él pueda olvidar Su amor por la iglesia y por consiguiente, tan imposible como que Él pueda estar satisfecho sin la devolución del amor de ella por Él; porque recuerden, que es solamente el amor lo que puede satisfacer al amor. El mismo reproche que Él hace presenta la fuerza de Su amor por la iglesia, que no puede descansar hasta que consigue lo mismo de ella; porque Él no puede enfriarse para estar satisfecho con una débil devolución de Su amor, no obstante lo mucho que la iglesia pueda haberse enfriado en sus pensamientos acerca del amor de Cristo por ella. Puede haber todavía mucho fruto externo en "obras, y arduo trabajo y paciencia", pero dejen que las obras y el trabajo sean lo que son, la fuente de todo esto ya no está -Tu has dejado tu primer amor; allí está el gran mal. No es asunto de cuánto ustedes puedan obrar y trabajar, si el amor de Cristo no es el motivo de todo su servicio, será solamente como el apóstol dice, "como metal que resuena, o címbalo que retiñe", el cual muere con el sonido por ese motivo.

 

Entonces aquí, en Éfeso, tenemos el primer gran principio del fracaso y, por consiguiente, el gran juicio general que vino sobre la iglesia entera. "Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz de nuevo tus primeras obras (vean como Él los lleva de regreso al punto del cual se desviaron); de otra suerte, yo iré a ti, y quitaré tu candelabro de su lugar, a menos que te arrepientas." (Versión Moderna). Él no puede permitir que quede en el mundo aquello que fracasa en mostrar el gran amor con el cual Él amó a la iglesia, porque si Él lo hiciera, Él no sería "el testigo fiel y verdadero". Este principio de un tierno y fiel reproche, es la prueba bendita de que Su amor nunca se enfría, no obstante lo mucho que el nuestro pueda fallar.

 

Al respecto, la manera de tratar del Señor con las almas individuales es exactamente la misma que con la iglesia. Él toma nota de todo abandono de Él, pero la puerta está siempre abierta para "arrepentimiento", y cuando el pecado es juzgado y mirado en la luz en la que Dios lo ve, entonces no hay nada que impida una inmediata restauración. En el momento que la conciencia se inclina bajo el pecado y lo confiesa, entonces ella se puede enderezar; un enderezamiento de alma, donde ha estado el mal, es mostrado en la conciencia del mal, y el poder para confesarlo; y por consiguiente la iglesia de Dios o un alma individual, debe llegar a este estado de enderezamiento ante Dios, para que Él la restaure; Job 33: 23-26. Logren que el pecado sea juzgado en la conciencia y entonces hay la revelación del inagotable amor de Dios para satisfacer la necesidad. Es de esta manera en los detalles diarios de la vida Cristiana. Los juicios pueden ocurrir en Su pueblo, pero en todo esto se ve Su amor correctivo.

 

Y de este modo se entiende la razón por la cual el Señor reprocha a la iglesia el haber dejado su primer amor. Hay en esto la revelación de Su perfecto e inalterado amor brillando a través de la condenación del estado de ellos. ¿Y no vemos nosotros este amanecer en las relaciones naturales de la vida? Tomen a un marido y esposa. Una esposa puede cuidar de la casa y cumplir todos sus deberes de tal manera de no dejar nada sin hacer por lo que el marido pudiera encontrar defecto; pero si su amor por él ha disminuido, ¿le satisfará a él todo su servicio, si su amor por ella es el mismo que al comienzo? No. Entonces bien, si esto no es suficiente para él, esto no será suficiente para Cristo: Él debe tener el reflejo de Su amor. Él dice, yo no estoy ciego para tus buenas cualidades pero yo te quiero a ti. El amor que una vez fue la fuente de toda acción ya no está y por lo tanto el servicio es sin valor. Si el amor falta, el resto es como nada. Es verdad que nuestro amor no puede responder merecidamente, pero, a pesar de todo, puede responder verdaderamente; porque Cristo busca a lo menos que haya integridad en cuanto al objeto, aunque no haya adecuación de afecto. Si hay inestabilidad de afecto, es porque debe haber un corazón dividido. Este era el secreto de todo el fracaso en Éfeso. Se había perdido el corazón íntegro con respecto al objeto del afecto, ya no estaba la sencillez de ojo, y ya no existía el reflejo perfecto de ese amor con que había asido a la iglesia para Él mismo. A pesar de todo, mientras Cristo dice, "Pero tengo contra ti", Él señala todo lo que está bien. "Y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado."  Bueno, entonces se podría decir, ¿Qué mas podría querer el Señor? Él dice, yo la quiero a ella. Recuerden esto con respecto a la iglesia. Entonces Él dice, "Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras" Para mí, esta es una muy solemne pero conmovedora palabra para nosotros, debido a que nos hemos alejado mucho más allá del primer amor de lo que ellos lo habían hecho; a pesar de todo, el corazón de aquel que es fiel encuentra un cierto refugio en Cristo, porque su alma encuentra en el reproche mismo, una prueba infalible de Su inalterado amor.

 

¿De qué es lo que Él toma nota como excelente? "Obras, y trabajo, y paciencia." No se nombra nada evidente que marque la decadencia, pero las obras que fueron hechas no estaban  vinculadas con el primer amor. Y, observemos aquí, que la iglesia tiene un servicio  muy distinto del que los Judíos tuvieron alguna vez. Dios no estaba buscando que los Judíos salieran en amor, pero la iglesia, habiendo recibido la gracia, debe salir en gracia a llamar a los pobres pecadores a entrar. El Judío tenía a la ley como una pared para mantener a la justicia adentro, pero ninguna puerta abierta para que fluyera el amor.

 

Tomen a los Tesalonicenses, quienes en esto están en contraste directo con los santos Efesios y quienes estaban en el frescor de su "primer amor", y ¿qué es lo que se nota en ellos? "De la obra de vuestra fe, y del trabajo de vuestro amor, y de la paciencia de vuestra esperanza en nuestro Señor Jesucristo" (1a. Tesalonicenses 1: 3 - Versión Moderna) -precisamente las mismas cosas que son elogiadas en Éfeso. ¿Entonces, cuál era la diferencia? No era que ellos no tuviesen obras, sino que la fuente verdadera de estas ya no estaba; mientras que en los Tesalonicenses la fuente de todo esto estaba en pleno funcionamiento. Los tres grandes principios de la Cristiandad, fe, esperanza y amor, estaban todos en Tesalónica (es decir, el vínculo completo del corazón con la fuente de poder). La fe que caracterizaba su "obra", los mantenía en comunión con Dios. El amor que caracterizaba su "trabajo", los vinculaba con la fuente de poder. Y en la "esperanza" que caracterizaba su paciencia, tenemos la venida del Señor como el objeto ante sus almas, para su paciente espera en el servicio. De esta manera, en los Tesalonicenses ustedes obtienen poder espiritual, Cristo mismo como el objeto, y el amor caracterizándolo todo. Supongan que yo voy a trabajar y que el espíritu de amor está en mi trabajo, ¡qué diferencia habrá allí cuando el servicio sea sellado con el carácter de ese amor! ¡Si es solamente el predicar el Evangelio, cuan plenamente yo pondré el amor de Dios a disposición de un mundo perdido, si es que el amor de Cristo está brotando en forma fresca en mi alma! Pero ¡ay!, cuan a menudo debemos reprocharnos en continuar en una rutina de deber Cristiano, fiel en su intención general, pero que no fluye de la fresca comprensión del amor de Cristo hacia nuestras almas.

 

Pero la justicia y la verdadera santidad, y el aspecto de la iglesia en relación con estos caracteres de Dios, tienen su lugar tanto como el amor, el cual es Su naturaleza. "No puedes soportar a los malos." El estado natural, el estado normal de la iglesia, es el pleno poder de Dios en medio del mal, entregando un brillante testimonio por medio del poder divino. La iglesia no debería ser el lugar dentro del cual el bien y el mal están en conflicto, sino que debería estar en un estado tal como para ser la manifestación del bien en medio del mal. Pero supongan que hay una decadencia, entonces es que hay un asunto de mal en su interior. "De su interior correrán ríos de agua viva", es el único estado correcto de la iglesia. Este es su estado primario y absolutamente propio. Luego viene el poder para remover el mal y hace de esto una ocasión de bendición cuando éste surge (Ver, Los Hechos). Pero si cesa de ser de esta manera, entonces surge una cuestión de mal adentro, como aquí: "No puedes soportar a los malos." Ahora el mal había entrado, o esto no habría sido dicho. Ya no estaba más esta corriente desbordante de virtud, sino que al ser más lenta la corriente, navegarla en seguridad y bendición era un proceso doloroso. Las riberas se habían roto y el mal había entrado, o no podría haber estado este asunto referente al mal. Tomen el caso de Ananías y Safira. Ellos querían obtener el carácter de devoción, porque la iglesia tenía tal carácter, pero sin el costo de ello. La hipocresía había entrado en la iglesia de esta forma, pero el poder del bien estaba allí para exponer el mal que buscó el carácter del bien a causa de la reputación. El amor al dinero los gobernaba realmente a ellos, modificado por la reputación del amor de la iglesia. Y la presencia del Espíritu Santo debe ser manifestada en juicio. Este fue un triste comienzo, cuando el bien tuvo que ser caracterizado por el conflicto con el mal, en vez de ser manifestado el bien en mantener afuera el mal. Entonces, en cuanto a doctrina, es la misma cosa. "Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco." Se tuvo que ejercitar la paciencia. Vemos de inmediato que este no es el primer estado (gozo sobre aquello que es bueno), sino una obra de paciencia que era necesaria; y  tenemos que ver especialmente esta característica en nuestro camino como Cristianos. La paciencia es lo que caracteriza individualmente el poder cuando comienza el tiempo de conflicto con el mal.

 

Pero entonces obtenemos otro principio. Hay casos en los cuales Cristo aprueba el aborrecimiento. "Que aborreces" eso que "yo también aborrezco." La doctrina de los Nicolaítas introdujo una licencia para el mal con el carácter de la gracia, poniendo de esta manera a Cristo en asociación con el mal. Y esta es una cosa terrible -introducir lo que asocia a Dios con el mal; porque Satanás imitaría o falsificaría la gracia y de esta forma asocia a Dios con el mal, la cosa precisa de la cual Dios dice -"mi alma aborrece." Hemos visto que el carácter en el que  Cristo es presentado está relacionado con juicio. Él está caminando entre los candeleros. Y aquí, siendo la iglesia general e introductoria, el juicio es también el juicio general resultante. Por lo tanto, la advertencia es que la iglesia será quitada. En suma, nosotros tenemos los tres puntos: responsabilidad, fracaso, y juicio consiguiente. Luego, con respecto a la promesa, "Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios", el paraíso que Él ha hecho para Él mismo. No es el paraíso en el que Dios visitó al hombre, así como vino a Adán, para ver lo que él estaba haciendo, y si lo estaba haciendo bien Él le permitiría permanecer, pero si lo hacía mal, lo iba a expulsar; sino que es Dios tomando al hombre a Su propio paraíso. Que diferencia entre el paraíso del HOMBRE, al cual Dios vino y donde encontró pecado, y el paraíso de DIOS al cual el hombre es tomado como resultado de la redención, para no volver a salir nunca más. Aquí no hay dos árboles; aquí no está árbol del conocimiento del bien y el mal -hemos tenido bastante de este en nuestra propia responsabilidad. Nosotros poseeremos ese conocimiento allí, de acuerdo a la santidad de Dios; de hecho ya lo hacemos en naturaleza, siendo renovados en el conocimiento de acuerdo a la imagen de Aquel que nos creó en justicia y verdadera santidad. Pero no hay más que un árbol y éste es el árbol de la vida, la única inagotable y perfecta fuente de vida en Dios; y uno, participando de él -el resultado, no de responsabilidad sino de la redención y del poder otorgador de vida, y una redención de acuerdo con los propios consejos y pensamientos de Dios -responsabilidad que no es dispensada con, sino cumplida de acuerdo al propio amor de Cristo. "Al que venciere le daré a comer del árbol de la vida." La gracia ha sostenido al individuo que venció; y cuando la iglesia ha fallado, en vez de seguir navegando con la corriente del fracaso, ellos mismos vencen (teniendo el corazón del santo individual, energía espiritual para formar una estimación del fracaso dentro de ella y de juzgar esto en la visión de Dios, en vez de ser desalentado y hundirse cuando otros estaban dejando ir a su primer amor). Pero entonces está bien ver que la gracia lo hizo todo. "Bástate mi gracia." Y el resultado fue que ellos tuvieron su lugar en el paraíso de Dios, alimentándose de todos los frutos maduros que el árbol de la vida podía producir.

 

Aplicando todo esto como un principio general, encontramos que la fuente de la fortaleza es el testimonio secreto de la gracia a los corazones de los fieles. Si, "para mí el vivir es Cristo", lo que me lleva a través de todas las pruebas y dificultades es el testimonio de la gracia inagotable, no es que mientras más grande sean la prueba y el fracaso más se ponga en evidencia lo que Dios es para mi alma, para que yo conozca a Dios en una manera en la que nunca Lo conocí antes (como Abraham, "cuando fué probado, ofreció en sacrificio a Isaac" (Hebreos 11: 17 - Versión Moderna); y entonces él conoció "que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos", lo cual él nunca había conocido antes). ¡Qué consuelo es encontrar que se goza más de Cristo mientras más estamos en el medio de los obstáculos y que viendo el fracaso, lo miramos a Él, quien nunca falla! "El secreto de Jehová es para los que le temen; a ellos hará conocer su pacto" (Salmo 25: 14 - Versión Reina-Valera 1909 Actualizada).

Encontramos, entonces, en Éfeso, que comenzamos con el fracaso de la iglesia. Tal es el testimonio del Juez, y el efecto del fracaso será el retiro de su candelero, a menos que ella se arrepienta; y con respecto a esto, ella es llamada a volver a las primeras obras, o de lo contrario ella cesará de ser un testigo en la tierra.

 

El fracaso no estaba en la actuación pública, no en la rectitud refutando a falsos maestros, sino en su amor, en la  intimidad de comunión con Cristo. Sus obras no habían disminuido en cantidad o celo; el carácter de ellos estaba deteriorado: Cristo sabía cuándo no había en ellos el mismo amor hacia Él.

 

Fin de la segunda conferencia.-

 

TEXTO REVISADO EL: 16.10.2002.-

Título original en inglés:
SEVEN LECTURES ON THE PROPHETIC ADDRESSES TO THE SEVEN CHURCHES
by John N. Darby
Delivered in London, 1852
Traducido con permiso
Publicado por:
www.STEMPublishing.com
Les@STEMPublishing.com