LAS SIETE IGLESIAS

Filadelfia (6a. Conferencia) (JND)

Home / Página Principal
Links / Vínculos

Leer o descargar en formato PDF

EL APOCALIPSIS
Capítulo 3

7 ¶Y al ángel de la iglesia que está en Filadelfia, escribe: Estas cosas dice el que es santo, el que es veraz, el que tiene la llave de David, el que abre, y ninguno cierra, y cierra, y ninguno abre:

8 Yo conozco tus obras:  he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie podrá cerrar; porque tienes un poco de poder, y has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.

9 He aquí, yo haré a los de la sinagoga de Satanás, a los que dicen que ellos son judíos, y no lo son, sino que mienten: he aquí, los haré que vengan y se postren ante tus pies, y sepan que yo te he amado.

10 Por cuanto has guardado mi precepto de paciencia (gr. de aguante, o perseverancia), yo también te guardaré de la hora de prueba que ha de venir sobre todo el mundo habitado, para probar a los que habitan sobre la tierra.

11 Yo vengo presto:  retén firme lo que tienes, para que nadie tome tu corona.

12 Al que venciere, le haré que sea una columna en el templo de mi Dios, y no saldrá más de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la Nueva Jerusalem, la cual está para descender (gr. descendiendo) del cielo, de parte de mi Dios; y escribiré en él  mi mismo nombre nuevo.

13 Quien tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.


(gr. = Griego: indica otra manera de traducir la palabra griega del texto original)

Texto copiado de LA BIBLIA (Versión Moderna, traducción de 1893 de H.B.Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza)

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y estas han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:
 
LBLA (La Biblia de las Américas, Copyright 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation, Usada con permiso)
Versión Reina-Valera 1909 Actualizada (Publicada por Editorial Mundo Hispano).
Versión Moderna, traducción de 1893 de H.B.Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza)

SEXTA CONFERENCIA

 

FILADELFIA. La tarde anterior, sólo hablamos brevemente acerca de los rasgos generales de la iglesia de Filadelfia, justo lo necesario para relacionarla con la precedente iglesia de Sardis. Por consiguiente, volveremos ahora de nuevo, con la ayuda del Señor, a considerar más particularmente, los detalles de la iglesia de Filadelfia; y al hacerlo así, notaremos en primer lugar que el rasgo más prominente en esta iglesia de Filadelfia es que es uno de bendición especial para satisfacer una necesidad especial. Porque, después de todo el despliegue de terrible mal a través del cual hemos tenido que pasar, en la condición anterior de las iglesias, ahora que hemos llegado a Filadelfia, encontramos que todo es misericordia y bendición.

 

Es de mucha bendición observar que, no obstante lo pobre y débil que el pueblo de Dios pueda ser, aunque los fieles son reducidos a un remanente de individuos, Él nunca se olvida de ellos. Su ojo está siempre sobre ellos para darles de Sus propios recursos, según lo que necesitan y cuando lo necesitan, en el momento en que las cosas circundantes son más oscuras. Cuando los dos, la iglesia y el mundo, han llegado a un estado de oscuridad palpable, entonces los pocos que son fieles tienen la mayor 'luz en el Señor'. Porque la vida de fe siempre es nutrida y sostenida por la gracia fiel de Cristo, según el poder de lo que la beneficia -conforme a las dificultades a través de las cuales tiene que pasar.

 

Otro asunto es si el pueblo del Señor va a ser usado en testimonio por Él en época de fracaso; esto será según Su sabiduría. Esto lo vemos ejemplificado (como hemos comentado antes) en Israel; el fracaso del becerro de oro fue enfrentado por el poder espiritual interior en Moisés que pone el tabernáculo fuera del campamento. Y cuando el culto abierto y confesado de Baal prevaleció, entonces Dios levantó a Elías y Eliseo con gran manifestación exterior de poder; pero entonces los siete mil fieles estaban ocultos por Dios. El Señor no puede escoger poner la honra exterior de testimonio en lo que ha fallado. No obstante, Él da la gracia que se necesita y el poder interior de vida para sostener el alma individual; y esto, en lo que concierne ahora a los santos, fluyendo de la Cabeza en la gloria para la nutrición del cuerpo en la tierra, nunca puede fallar. Así, en lo que concierne a los dones en la iglesia, por ejemplo, aquellos que eran para señales ('dones de señal' como a veces se les llama y un testimonio al mundo, siendo las señales para aquellos que no creen, como las 'lenguas', los 'dones de sanidad', etc.), todas éstas se pueden haber terminado; pero nunca pueden ser quitados esos dones que fluyen de la Cabeza para sostener a los miembros del cuerpo; porque "nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia" (Efesios 5: 29).

 

En la epístola a los Efesios, dónde la iglesia está tan especialmente resaltada como el cuerpo de Cristo, encontramos que se habla de los dones para la iglesia como siendo para "perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo" (Efesios 4: 12). Aquí no tenemos ni una palabra sobre los dones de señal, mientras en los Corintios tenemos "dones de sanidades", "diversos géneros de lenguas", "interpretación de lenguas", etc, (1a. Corintios 12: 9, 10). Vemos así claramente señalados en la Escritura, dos caracteres de dones: primero, los dones de señal, como en los Corintios, que eran las señales públicas ligadas a la iglesia para el testimonio exterior, para atraer a un mundo descreído por medio de ellas; en segundo lugar, esos dones que fluyen de la Cabeza para la nutrición del cuerpo. Esta nutrición debe permanecer siempre. Puede entrar en la forma de testimonio exterior, o directo del propio Cristo en la forma de gracia; pero siempre debe haber este suministro desde la Cabeza. Esto es lo que tenemos hecho resaltar en la iglesia de Filadelfia; porque lo que la caracterizó fue la debilidad -sólo un poco de poder, pero una proximidad mucho mayor a Aquel que es el poder, un grado mayor de afecto al Señor, más intimidad de comunión con Él, y en las promesas hechas a ella, una identificación mucho más definida con Él.

 

Lo que caracterizó a la iglesia de Filadelfia es la debilidad, pero entonces fue sin reproche del Señor. Y nosotros debemos recordar esto siempre, que aunque Dios pueda dar un despliegue exterior de poder, como los dones de sanidad, las lenguas, y lo semejante, como un testimonio al mundo, o que todos éstos se puedan haber acabado, no obstante en todo momento, con o sin esta manifestación exterior de poder, la sensación de debilidad es la fuerza competente si es mezclada con la fe. Puede haber dificultad de corazón junto con este sentido de debilidad sin incredulidad. Este sentido del dolor circundante estaba en el Señor Jesús. "¡Ahora está turbada mi alma! ¿y qué diré? ¡Padre, sálvame de esta hora!" (Juan 12: 27 - Versión Moderna). Pero vemos así, que el dolor era la cosa misma que inmediatamente lo unió con Su Padre.

 

¡Pero, ay! existe en nosotros demasiado a menudo una entrada tal en comunión con el propio dolor, el dirigir de tal forma nuestras almas a los pensamientos de dolor, como para llevarnos a la desconfianza acerca de la primacía de Dios para enfrentarlos. Porque, en vez de decir, "En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, tus consolaciones alegraban mi alma" (Salmo 94: 19), nos estamos dando vueltas en la multitud de nuestros pensamientos para pensar en qué es lo que se debe hacer, y de este modo mirando y ocupándonos nosotros mismos acerca de las circunstancias, o lo que encontramos dentro de nosotros, tanto como para dejar totalmente fuera a Dios; pero éste nunca fue el caso con el Señor Jesús. Porque en el momento en que la hora de dolor apareció ante Su alma, el lamento inmediato fue, "¡Padre, sálvame de esta hora!" (Juan 12: 27 - Versión Moderna). Pero si nosotros estamos pensando sobre nuestra propia debilidad de cualquier otra forma menos en la que nos lleva a la dependencia inmediata en el poder de Dios, Dios con nosotros y Dios por nosotros, esto es incredulidad.

 

Además, nuestra fuerza no descansa en un sentido de la grandeza de los dones de Dios y en las revelaciones hechas a nosotros. Porque las señales y los milagros no dan fuerza interior; ellos nos pueden confirmar Su palabra en tiempos de prueba, pero nunca pueden impartir fuerza interior; y es de importancia entender esto claramente. Tomen, por ejemplo, el caso de Pablo, quien fue arrebatado hasta el tercer cielo y oyó cosas que no le era posible expresar. Esta es una cosa asombrosa e indudablemente era un tipo de antecedente para que el alma de Pablo tuviese descanso en sus pruebas, habiendo estado él en el tercer cielo. Pero no le dio fuerza interior. Al contrario, la carne, sin el cuidado predominante de Dios, se habría envanecido, y esto no es fuerza; pero cuando él recibió algo que lo hizo consciente de su propia debilidad, entonces el poder de Dios pudo entrar. Y así es con nosotros: nuestros corazones son tan traicioneros, y nuestra carne tan mala, que si no se nos vigila, abusaríamos de todo lo que el Señor nos hace conocer. No necesitamos detenernos aquí para inquirir lo que era el 'aguijón en la carne' de Pablo, aunque a menudo se hace de esto el objeto de investigación muy infructuosa, producto de simple curiosidad; pero comentaremos esto, que cada uno de nosotros tendrá un aguijón diferente según el peligro en que estemos. Conocemos mucho de esto en Gálatas 4: 13, 14, que era algo que tendió a hacerlo despreciable en la carne, produciendo así una sensata debilidad en su ministerio. Y por consiguiente, Pablo rogó tres veces al Señor para que se lo quitara; a lo que el Señor contestó, "Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad" (2a. Corintios 12: 9). Pablo debe comprender este sentido de debilidad para aprender dónde yace el verdadero poder; y entonces él se puede gloriar en sus enfermedades, que el poder de Cristo puede descansar en él; cuando él dice, "cuando soy débil, entonces soy fuerte" (2a. Corintios 12:10).

 

Siempre hay fortaleza al mirar a Dios; pero si la mente descansa en la debilidad en vez de echarla sobre Dios, esto llega a ser incredulidad. Las dificultades pueden entrar. Dios puede permitir que surjan muchas cosas para demostrar nuestra debilidad; pero el camino simple de la fe es seguir, no mirando de antemano a lo que nosotros tenemos que hacer, sino contando con la ayuda que necesitaremos, y hallarla cuando el tiempo llega. La sensación de que no somos nada nos hace felices de olvidarnos de nosotros mismos, y es entonces cuando Cristo llega a ser el todo para el alma. Hay fortaleza real siguiendo el camino simple de obediencia en lo que podamos tener que hacer, cualquiera que pueda ser la prueba. Así fue con David cuando él tenía que luchar. "Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo" (1a. Samuel 17:37). A David no le importaba si era el león, el oso, o este gigante de los Filisteos; todos eran lo mismo para él, porque él en sí mismo era tan débil en la presencia del uno como del otro; pero él siguió haciendo su deber calladamente, dando por sentado que Dios estaría con él. Esto es fe. Observen el contraste con esto en la incredulidad de los espías enviados por Moisés a reconocer la tierra. Ellos temblaron y dijeron que ellos no eran sino como langostas ante los ojos de sus enemigos, olvidándose así realmente de lo que Dios era para ellos, y haciendo de esto un asunto entre ellos y los hijos de Anac, en vez de entre los hijos de Anac y Dios. Pero dónde hay una simple referencia al Señor, entonces yo "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4: 13). Cuando llega el problema, no debemos estar mirándonos a nosotros mismos, sino, sabiendo que no somos nada más que debilidad, miremos simplemente al Señor como toda forma de fortaleza para nosotros.

 

El caso de Filadelfia era uno de decidida debilidad, y no de fidelidad; puede haber gran poder aparente y sin embargo al mismo tiempo la debilidad misma. Tal como el Espíritu Santo dice en 1a. Corintios, puede haber el hablar en lenguas humanas y angélicas, la comprensión de todos los misterios, y todo el conocimiento, y sin embargo puede haber, al mismo tiempo, la debilidad más perfecta, porque todo esto no se hizo en comunión con Dios. Nada hay más peligroso que tener la manifestación exterior de poder yendo más allá de la asociación interior y comunión del alma con Dios; la vida interior debe ser igual al despliegue exterior de poder. Últimamente hemos aludido a esto en el caso de Elías.

 

"Esto dice el Santo, el Verdadero". Aquí en Filadelfia tenemos al Señor en Su carácter moral, y no en el carácter de poder personal como el Hijo de Dios, sino como el 'santo y el verdadero', presentándose a Sí mismo como una norma de juicio acerca de todo lo inconsistente con Él, y adaptándose Él mismo en gracia a la condición y necesidad de Sus fieles, y dando por medio de Su verdad, un método de juicio, y seguridad de corazón y confianza a los santos. Y también lo encontramos a Él, disponiendo de medios a favor de la iglesia, de una manera tal que, si Él abre una puerta, ninguno puede cerrarla, o si Él cierra una puerta, ninguno puede abrirla. De este modo están las dos cosas: Él es el santo y el verdadero, para aquellos que confían en Él; y Él también tiene, en realidad no aquí el despliegue de poder, sino la llave del poder (como Jehová le dijo a Sebna acerca de Eliaquim en Isaías 22: 22: "Y pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; y abrirá, y nadie cerrará; cerrará, y nadie abrirá"). Así que, dónde hay esta debilidad, Él anima a la iglesia a mirarlo a Él como el santo y el verdadero, y a confiar en Él; y donde hay este descanso en Su título para abrir y cerrar, y esta confianza en Su Persona, y conformidad a Su carácter, la iglesia está absolutamente segura, sin importar lo que pueda pasar. Dejen que todo el poder del hombre o Satanás hagan lo peor, si yo estoy descansando en Cristo, quien es absolutamente verdadero, y Él ha abierto una puerta, ni el hombre ni el diablo pueden cerrarla.

 

¡Cuán semejante es esta posición de la iglesia de Filadelfia a esa de Cristo cuando Él estaba en la tierra! Todos buscaron cerrarle la puerta; Pilato, Herodes, Escribas, Fariseos, y la nación entera de los judíos, todos estaban intentando cerrar la puerta contra Cristo. Cristo, al igual que la iglesia de Filadelfia, estaba en medio de un orden de cosas que Dios había instituido una vez, pero que había fallado completamente; porque en la época de Cristo no había ninguna arca, ningún Urim y Tumim, ninguna Shekiná (la gloria de la presencia de Dios en el templo). Todo lo que realmente había constituido el despliegue práctico de poder y testimonio había terminado, y, en vez de Jehová teniendo un trono en Jerusalén, ellos mismos habían caído bajo el poder Gentil y eran esclavos de un trono de hombre. De ahí surgió la sutileza excepcional de la pregunta que los judíos pusieron a nuestro Señor: "Dinos pues, qué te parece: ¿Es lícito dar tributo a César, o no?" (Mateo 22: 17). Si el Señor hubiese contestado No, habría sido la negación del castigo de Dios por sus pecados; y si Él hubiese dicho Sí, entonces esto iba a la negación de Su título como el Mesías. Pero (percibiendo el Señor su maldad), Su respuesta a ellos ascendió a esto, 'Ustedes se han puesto a sí mismos bajo este dominio debido a sus pecados, y por consiguiente ahora ustedes se deben someter a su autoridad'. No sólo 'las autoridades que hay han sido establecidas por Dios', y como tal nosotros nos sometemos a ellas; sino que en el caso de Israel habría sido negar el castigo de Dios sobre ellos por sus pecados (como se dice, 'hoy nosotros somos esclavos debido a nuestros pecados').

 

De esta forma, el propio Señor se sometió a pagar el tributo del templo. Pero aunque Israel, como un cuerpo, falló en su fidelidad a Dios, sin embargo Dios no podía fallar en Su fidelidad a ellos, porque Su Espíritu permanecía entre ellos, como aprendemos en Hageo; y por consiguiente encontramos que había un pequeño remanente en las Anas y los Simeones que estaban esperando la redención en Israel (como se dice en Malaquías, "los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero", Malaquías 3: 16). Vemos de esta forma que era una condición de oscuridad completa, y cuando entra Aquel que era la Luz, Él es rechazado enseguida. ¿Bien, entonces qué? ¿Estaba la puerta cerrada para Él? No: "A éste abre el portero" (Juan 10: 3). Cristo entró por la puerta, no como todos los pretendientes que vinieron antes que Él, subiendo de alguna otra manera; sino que mientras obraba en el poder divino, Cristo entró por la propia forma designada por Dios, y ningún hombre podía cerrarla. Él llegó a ser el camino designado por Dios para nosotros; Él dijo de Él, "Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo." (Juan 10:9).

 

Cualquier cosa que vincule nuestra posición con Cristo, como un ejemplo y un modelo, es en verdad una bendición para nosotros; porque ¿hubo alguna vez alguien que pasara a través de todo con tal fidelidad inagotable, fidelidad humilde a Dios en la vida, como Él lo hizo? Observen el contraste de Su humilde camino con el de Elías; ¿y qué vemos nosotros? Elías estaba prosiguiendo en su servicio con gran poder exterior, haciendo caer fuego del cielo para destruir a los profetas de Baal, y pensando ser el único que quedaba que era leal a Dios; mientras que Dios tenía siete mil que no habían doblado la rodilla ante Baal, de los que Elías no se había enterado. Cristo estaba satisfecho de ser nada en un mundo dónde el hombre era todo y dónde se había dejado a Dios afuera. Él estaba satisfecho de ser tratado como el mismo rastrojo de la tierra; y aun así, al mismo tiempo, no hubo ni una sola oveja perdida de la casa de Israel que no fue alcanzada por Su voz como la voz del buen Pastor (ya sean ellos los más viles pecadores, una mujer de Samaria, una adúltera, o un publicano), que Su ojo no descubrió. Así, en virtud de Su propia humillación, Él pone a aquellos que ahora tienen "poca fuerza", en la mismísima posición que Él mismo tomó, y entonces, tal como el portero lo hizo para Él, Él abre la puerta para ellos, la cual ninguno puede cerrar.

 

Nosotros estamos esperando la gloria: "La gloria que me diste, yo les he dado" (Juan 17: 22); y mientras esperamos así, nosotros tenemos que atravesar aquello que tiene escrito en sí el nombre "Icabod" (la gloria se ha apartado) (1a. Samuel 4: 21). El testimonio de esta dispensación en su poder público se ha ido, para nunca ser recuperado. Sobre lo que el Señor está insistiendo en ellos, es que no deben suponer que el mal, como el de Tiatira y Sardis, se puede arreglar; pero Él dice, "He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona"; es decir, guarda la palabra de Mi paciencia hasta que yo venga. Nos encontramos así en circunstancias similares a las de Cristo; porque cuando el Señor dice, "He aquí, yo vengo pronto", es con el propósito que podamos entrar en una semejanza mayor a la posición de Cristo, y aunque pesada y humillante, aun así es una de bendición, encontrándonos nosotros mismos en la misma posición que Jesús tomó, con la misma promesa -una puerta abierta que ninguno puede cerrar. Ésta es la fe actual; no es mucha fuerza lo que queremos: la cosa que más se necesita es una conformidad mayor a la posición de Cristo.

 

Observen otra cosa que es peculiar a esta iglesia de Filadelfia. El Señor no escudriña sus trabajos, sino que deja satisfecho el corazón de estos pobres débiles con la conciencia de que Él los conoce. No fue así para las otras iglesias; Él nota el carácter de sus obras. A Sardis Él dijo, "no he hallado tus obras perfectas delante de Dios". Pero es suficiente para nosotros que Él conozca nuestras obras. Oh, que consuelo es esto, porque si nosotros tuviéramos que buscar la perfección, como en Sardis, tendríamos que encontrar muy molesto el rendir cuenta de ello. La mezcla de cosas, la fe pequeña, nos desanimaría. De hecho, ninguna de nuestras obras ha respondido a la gracia recibida. Hay bastante actividad, hay mucho que el hombre puede aprobar, pero tomando el carácter general del servicio, ¡qué difícil encontrar lo que Dios puede aprobar! Entonces, nuevamente, si nos ocupamos con el estado de cosas en el mundo alrededor nuestro, y en la misma iglesia de Dios, nuestros corazones se hundirían dentro de nosotros, porque no recurrimos a esta verdad muy bendita, que Cristo sabe todo acerca de ello.

 

¿Pero entonces, dice Él que ellos no tienen nada? No; Él dice, "has guardado mi palabra". Lo que caracterizó a Cristo debe ser la característica de la iglesia de Dios. Cristo pudo decir, "Dentro de mi corazón he atesorado tu palabra" (Salmo 119: 11 - Versión Moderna); y ésta es especialmente la característica de la fidelidad en los últimos días. Escribiendo a Timoteo, Pablo dice, "en los postreros días vendrán tiempos peligrosos" (2a. Timoteo 3: 1), y habría una forma terrible de piedad sin poder; porque incluso entonces el misterio de iniquidad ya había entrado, "los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor" (2a. Timoteo 3: 13). Pero el resguardo es, "pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras" (2a. Timoteo 3: 14, 15) -la clara palabra escrita, lo que nosotros llamamos la Biblia, leída desde su juventud. La seguridad no estaría en la manifestación de poder exterior, ni aún en los milagros, sino simplemente en la palabra escrita. Éste era el instrumento de bendición; y ésta, la autoridad reconocida por Timoteo. Por supuesto que se necesitó la gracia de Dios para su conversión. Yo me refiero ahora a esto, a como el mantenerse cerca de la palabra es la seguridad especial de estos últimos días (a saber, la autoridad especial de la palabra del propio Dios, solamente lo que Timoteo, como un niño, encontró en las Escrituras); y agregado a esto, con Timoteo por supuesto, estaba lo que él había aprendido de los apóstoles, igualmente inspirado, y que era así una autoridad divina inmediatamente conocida en una persona "de quién", dice el apóstol, "has aprendido", y la que desde entonces ha llegado a ser la palabra escrita para nosotros. La palabra escrita de Dios es donde descansa toda nuestra seguridad a través de la gracia.

 

El Señor no dice, 'tú tienes fuerza', sino "has guardado mi palabra"; y entonces, además, Él no dice, 'me has conocido en este o ese carácter', sino "no has negado mi nombre". El nombre del Señor siempre significa la revelación de lo que Él es; como si a Él se le llama Cristo, Él es el Ungido. El Señor está diciendo aquí que, como tú te has adherido rápidamente a Mí según lo revelado, ahora yo haré qué los que tienen un nombre falso y pretensiones "vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado". Aquí tenemos los dos caracteres contrastados; y también noten el énfasis en la palabra "Mi": es en la palabra de Cristo en lo que yo estoy llamado a descansar; "Mi palabra" -la palabra del propio Cristo, para entrar en la comunión personal con Cristo mismo- ni siquiera la palabra de la iglesia. Supongan, por ejemplo, que yo tomo la palabra de la iglesia, es decir, asumo que la iglesia tiene la autoridad; pero si yo tomo la palabra de Cristo, entonces yo tengo la autoridad del propio Cristo; y es por la palabra de Cristo que yo debo juzgar todo acerca de la propia iglesia. Y la palabra de Cristo nos asocia con Cristo, Su nombre y Persona; y éstas son las dos cosas que son especialmente esenciales para que las tengamos, para permitirnos caminar contrariamente a los engaños que sabemos que son característicos de los últimos días. Lo que caracteriza a estos tiempos es el poder engañador, "los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor" (2a. Timoteo 3: 13). "Os he escrito esto sobre los que os engañan." (1 Juan 2:26).

 

Hablando de una manera general del carácter de los tiempos, nosotros buscamos el poder engañador. Habrá un Anticristo inconfundible y claro que lo mostrará de otra manera, pero "así ahora han surgido muchos anticristos" (1a. Juan 2: 18); por consiguiente tenemos que contender "ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos" (Judas 1: 3). Si aquel cuya venida es por el poder de Satanás, con señales y prodigios mentirosos, prevalecerá contra aquellos que "no recibieron el amor de la verdad para ser salvos" (2a. Tesalonicenses 2: 10), tenemos necesidad de retener aquello que nos guardará contra el que llegará como un ángel de luz; los que caen en sus trampas son aquellos que no han recibido el amor a la verdad. Y nosotros tenemos esta salvaguardia en la palabra del propio Cristo -guardando la palabra de Su paciencia, y no negando Su nombre. Debe ser una cosa individual, porque el poder engañador, habiendo entrado, marca los tiempos en que vivimos como siendo los "tiempos peligrosos" (2a. Timoteo 3: 1), no por la persecución abierta y lo semejante; sino como la serpiente engañó a Eva por su sutileza, así nuestras mentes están en peligro de ser corrompidas de la simplicidad que hay en Cristo. ¿Y qué tenemos nosotros para librarnos de esto? ¿Es la manifestación exterior de poder, los milagros, etc.? No, no tenemos poder exterior para enfrentar a Satanás, nosotros somos la debilidad misma -"tienes poca fuerza"; pero nuestra salvaguardia está en esto, cada alma individualmente para sí misma, reteniendo la palabra escrita de Cristo, y no negando Su nombre.

 

Parece que no hay mucho que decir de ellos, "has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre", porque allí ellos no hicieron mucho. Pero, estimados amigos, cuando el poder engañador del mal estaba allí, esto estaba diciendo todo acerca de ellos; cuando todo lo que estaba sucediendo era para poner de lado la palabra escrita, ellos la guardaron; y cuando todo iba hacia la negación del nombre de Cristo, ellos no negaron Su nombre. Lo que es una gran cosa a la vista de Dios es, no el hacer caer fuego del cielo como hizo Elías, sino el ser fiel en medio de la infidelidad circundante. Así, igualmente, no parecía estar diciendo mucho para los siete mil que no se conformaron al acto grosero de adorar a Baal, simplemente para decir que sus "rodillas no se doblaron ante Baal" (1a. Reyes 19: 18), sino que estaba, en verdad, diciendo todo para ellos, porque ellos fueron rodeados por todos aquellos que doblaron la rodilla ante Baal. Así, igualmente, la iglesia de Dios fue establecida al principio en poder, pero la cizaña fue sembrada abundantemente entre el trigo, y lo que distingue a los fieles es sencillamente esto, que cuando entra el poder engañador del mal, ellos no son engañados y alejados por él. No está en la manifestación de poder exterior, sino en la fidelidad sencilla caminando con Dios en medio del mal. Así en la iglesia de Filadelfia había fidelidad al caminar, lo que les dio poder interior, aunque no hubiera ningún despliegue exterior de poder.

 

"He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten." Aquí encontramos esta fidelidad individual en un caminar secreto con Dios, contrastado con los que se aferran a algo establecido, dónde había abundancia de forma, una buena apariencia en la carne, jactándose de ser judíos e intentando establecer de nuevo, lo que solía ser la característica exterior del pueblo de Dios, no viendo esa cosa 'nueva' que Dios había establecido ahora, y que pone ahora el corazón a prueba. Ellos no rechazan la palabra de Dios (los Judíos tampoco lo hicieron); pero no es la palabra de Dios lo que los gobierna. Los judíos recibieron las Escrituras, pero ellos rechazaron a Cristo, y lo mataron; como el propio Jesús dijo, "Os expulsarán de las sinagogas" (Juan 16: 2). Tampoco era sin noción que ellos estaban sirviendo Dios haciéndolo así: "viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios" (Juan 16: 2). Pero esto era el rechazo puro de la luz que Dios envió: "Y harán esto porque no conocen al Padre ni a mí" (Juan 16: 3). Ninguna verdad antigua que ha ganado crédito en el mundo como para ser considerada ortodoxa, pone el corazón a prueba. Hace digna de crédito a la naturaleza: uno es estimado por ella. Si yo puedo tomar a la religión y darme crédito con ella, en lugar de tener el corazón puesto a prueba por ella en el ejercicio de la fe, puedo estar totalmente seguro que no es la religión de Dios. Aunque hasta cierto punto pueda ser verdad, esto no es fe en Dios. Eso es lo que estaba haciendo esta sinagoga de los Judíos. Ellos estaban poniendo el nombre de Cristo y la palabra de Cristo a un lado, por aquello en lo que se podía descansar dónde no había ningún corazón para Cristo. La tradición, las ordenanzas, el linaje, etc., eran las cosas que ellos amaron, y no la palabra de Cristo para ellos. Es absolutamente verdad que los Judíos habían sido el pueblo de Dios; pero ellos habían rechazado y habían pisoteado el nombre de Cristo. Y esto es lo que representa toda la diferencia; porque ahora que Cristo ha sido manifestado, lo que Dios está buscando es la obediencia fiel a Su Hijo. La adhesión fiel a Cristo es ahora el todo.

 

"Yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado". Dios no reconoció como Su pueblo a estos pretendientes por la antigüedad religiosa. Todo lo que ellos conseguirían era saber simplemente que Cristo había amado que este pobre y despreciado remanente: "y reconozcan que yo te he amado". Vean lo que el corazón tiene ahora para estar satisfecho -no el reconocimiento presente de los que profesan conocer a Dios, mientras ellos Lo niegan con sus obras, sino la calma, la confianza asentada de que Cristo lo ama. Esto es lo que pone el corazón a prueba. Si tú quieres gozo presente, cuadros luminosos puestos delante de la mente, el sabor satisfecho, la imaginación alimentada, los hombres ganados, algo de 'antigüedad digna de reverencia'; Cristo no está en ninguna de estas cosas. "Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos" (Hebreos 13: 8); y Él mismo es la Verdad -"el Santo, el Verdadero". Y si tenemos el amor de Jesús como una cosa presente en nuestras almas, tenemos todo lo que queremos en Él.

 

Hay muchas personas preguntando, ¿Qué es la verdad? Tales pretensiones pueden tener peso con tales personas. La sinagoga de Satanás puede ser religión, antigüedad, y clericalismo, llena de atracciones vistosas, y de lo que tiene autoridad sobre la carne (y para nosotros, todo esto es aceptado por aquellos que, como Pilato, preguntaron ¿Qué es la verdad? y luego crucificaron a Jesús, quién es la Verdad, para agradar a los sacerdotes de la época). El carácter de estos últimos días es solamente este, que los hombres siempre están buscando, y nunca llegando al conocimiento de la verdad. Si yo la tengo, yo no tengo necesidad de estar preguntando que es la verdad; un hombre busca lo que no ha conseguido. Un hombre que siempre está buscando la verdad demuestra por sus acciones que no la ha conseguido. Cristo dijo, yo soy la verdad; Él es el centro de toda verdad, y es el terreno de todo lo que nos une con Dios. Un infiel levantará dudas sobre todo, pero no establece nada; pero nosotros queremos algo que es cierto. En el momento en que tenemos a la Persona de Cristo, tenemos la Verdad: "A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer" (Juan 1: 18). ¿Yo quiero saber lo que Dios es? ¿lo que el hombre es? Yo obtengo en Cristo un retrato perfecto de lo que Dios es para el hombre, y lo que Él es como un hombre para Dios. Todo está en Cristo: desde luego que tenemos que avanzar en el conocimiento de esto. El corazón que tiene a Cristo no quiere la sinagoga de Satanás; el corazón que ha recibido Su testimonio tiene como su sello que Dios es verdadero. El alma que sabe esto, está guardada del mal de la manera más simple. Yo tengo la gracia así como la verdad -"la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo" (Juan 1:17).

 

Cuando yo vivía en la mentira, fue la gracia la que trajo la verdad a mi mente; ¿y qué más puede querer un alma? De hecho siente dolor, a causa del lugar profanado a través del cual ella está pasando ahora; pero ya no hay incertidumbre acerca de su porción, ha obtenido todo en Cristo. No hay nada que falte agregar a la bendición secreta, "yo haré que vengan y se postren a tus pies," (es decir, en el sentido de rendir homenaje), "y reconozcan que yo te he amado". Nosotros lo conocemos ahora, no como mereciéndolo verdaderamente, porque todo esto es por gracia; sino que tenemos el gozo presente de esto por medio de la presencia de Cristo. Conocemos ese amor de Cristo que, de hecho, comunica conocimiento, y el amor del Padre también; como Él dice, "Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos" (Juan 17: 26). El mundo no lo sabe ahora, pero en ese día el mundo sabrá que el Padre nos amó como Él amó a Su Hijo. Cuando el corazón se sostiene de este amor de Cristo por él, este descansa allí; está satisfecho con el disfrute presente del amor de Cristo, aunque aquellos alrededor no conozcan nada de la aprobación que esto comunica al corazón. El Señor está apartando ahora de varias maneras nuestros corazones de todo lo que nos rodea, para que podamos encontrar, en el testimonio de Su amor personal a nosotros, aquello que fortalece nuestra fe, fija la conciencia, y guía el corazón. Cristo dice, "Yo soy la puerta" (Juan 10: 7), y ésa es la autorización para la oveja que lo sigue afuera. En la época de Cristo estaba el orden Judío de cosas que Dios había establecido; y no había ninguna autorización para salir de este sistema judío hasta que Cristo salió; pero el corazón, atraído y unido a Cristo, tenía la autorización especial de ir tras Él, fuera del sistema establecido -"siguen al Cordero por dondequiera que va" (Apocalipsis 14: 4).

 

En esta iglesia de Filadelfia, tenemos la promesa que satisfizo la esperanza que el creyente tenía de estar con Cristo en la gloria. La identificación con Él en Su posición los asocia con Él, y con la palabra de Su paciencia. Ellos no eran de un solo pensamiento con toda la iglesia profesante; y no estaban disfrutando todavía el resultado pleno de Su amor (quiero decir, no teniendo a Cristo personalmente y plenamente presente con ellos); y si el amor de Cristo debe ser la guía de mi conducta, lo que el corazón quiere es, que Cristo esté con él, porque si nosotros amamos a una persona, ciertamente queremos estar con él; pero teniendo a Cristo en nuestros corazones, estamos guardando la palabra de Su paciencia. Este es, sin ninguna duda, un tiempo fastidioso, que cierne, depurador y ejercitante, pero nosotros debemos esperar. Y observen, además, cómo estas benditas identificación y asociación con Él se guardan a través de todo, ya que no es simplemente la palabra de paciencia, sino de "Mi paciencia". ¿Y por qué "Mi paciencia"? Porque Cristo todavía está esperando (vean el Salmo 110); y esto es lo que determina toda nuestra conducta, porque si Cristo está esperando, nosotros también debemos esperar. Cristo tiene que esperar el tiempo del Padre en un estado de expectación, por así decirlo, en el ejercicio de la paciencia; y es en este sentido, no lo dudo, que se dice que Él no sabe el tiempo que el Padre puso en su sola potestad. Cristo ha hecho todo lo que se necesitaba para presentar a Sus amigos a Dios, y está sentado a la diestra de Dios, esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. Cristo está esperando hasta que Él reúna a todos Sus amigos antes de que Él haga, como Él dice, Su "extraña obra" en la tierra (Isaías 28:21), tratando con Sus enemigos. Y por esta razón, lo que se necesita es esta palabra de "Mi paciencia", porque estamos esperando ese día del que Cristo nos dice (Juan 14), "vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo".

 

Nosotros vemos a toda la creación gimiendo a nuestro alrededor, esperando ese día; y también gemimos dentro de nosotros, esperando la redención del cuerpo; pero todo está en desorden hasta entonces. ¿Dónde están los judíos, los "amados por causa de los padres" (Romanos 11: 28)? Ellos son como vagabundos y como hombres errantes sobre la faz de la tierra entera, sin sacerdote, sin terafines, sin nada, como una encina y un roble cuándo han botado sus hojas, aunque el Señor está obrando entre ellos. Si yo miro el mundo, todo es pecado y miseria. Si yo miro a cada cosa creada, esta está gimiendo. Miren a la que se llama a sí misma la iglesia: el lamento universal es, ¿'Quién nos mostrará algún bien' -quién está satisfecho con algo? Yo no hablo así en el sentido malo del descontento; pero no hay nada en lo que el alma pueda descansar. No importa qué: tome cualquier sistema que usted quiera. El sentimiento general es que todas los cimientos del mundo están fuera de curso. El cuervo, de hecho, puede ir y puede descubrir alguna carcasa flotante muerta; pero la paloma no puede encontrar ningún descanso para la planta de su pie, excepto en el arca.

 

¿Y qué tenemos nosotros en medio de la oscuridad densa de la noche para que nuestras almas descansen? Nada sino la expectativa cierta de la venida de la Estrella resplandeciente de la mañana. ¿Cuánto tiempo Cristo estará esperando hasta que Él pueda entrar en juicio, y cuándo Él puede hacer esto? Cuando Él tenga a Sus amigos con Él, entonces Él empieza a actuar en el carácter de Juez, de hecho, no es que Él los cortará enseguida a todos, sino que será entonces cuando Él tomará para sí Su gran poder. Lo que Él está esperando especialmente es que aquellos que tienen Su porción estén con Él y como Él. Estamos predestinados a ser hechos conforme a Su imagen. "Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho" (Isaías 53:11), cuando Él reciba a Su esposa con Él y como Él. Si el hombre poderoso, el hombre místico, el niño-hombre de Apocalipsis 12 va a actuar, Él antes debe estar completo (por supuesto que Él lo es, esencialmente así, en Sí mismo, pero como Cabeza sobre todas las cosas a la iglesia que es Su cuerpo). La cabeza y el cuerpo se deben unir antes de que Él pueda actuar como teniendo este título ante el mundo; porque el hombre místico como un todo no puede tomarlo hasta que la iglesia sea llevada arriba a Él. Porque hasta entonces -hasta que la iglesia, el cuerpo, sea unida a la Cabeza, Cristo, en cielo- el hombre místico no está completo en ese sentido; y por consiguiente, la iglesia debe ser recogida antes de que Cristo pueda entrar en el juicio.

 

¿Cuál es ahora el gran impedimento para la plana bendición de la iglesia? Todos desde el principio han fallado: Adán, hombre antes del diluvio, Noé, hombre bajo ley. ¡Tomen entonces a la Cristiandad -de qué manera tiene la cizaña sembrada entre el trigo! El sacerdocio, a través de la influencia de Satanás, tomando el lugar de Cristo, y nuestra unión con Él. Después de esto -sumadas en la última apostasía, comienza la acción del poder judicial para hacer a un lado el mal. El primer acto de poder, cuando el hombre místico esté completo, será arrojar a la tierra a Satanás y a sus ángeles (Apocalipsis 12: 9), para expulsarlos del cielo; y ellos nunca más se ven allí en absoluto, sino que son arrojados a la tierra; y entonces el diablo tiene gran ira, porque él sabe que él no tiene sino un tiempo corto; y, en su gran ira, él revuelve todas las cosas contra el Señor Jesucristo, en su carácter pleno de adversario. Entonces el Señor vendrá con Sus santos a ejecutar juicio en la tierra. Él debe arreglar las cosas quitando el mal. Y tan pronto como Sus enemigos son puestos por estrado de Sus pies, entonces Él introduce la plenitud de bendición. Pero debemos tener presente que el juicio es consecuente a la asociación de la iglesia con Cristo. El hombre místico debe estar completo, en ese sentido, antes de que Él pueda ejecutar el juicio. Entonces Cristo toma un carácter completamente diferente. Hasta que Él nos levante a la gloria, Él se presenta como un Salvador (y habrá incluso entonces indudablemente, un remanente salvado -después que la iglesia sea quitada). Pero entonces el tiempo aceptable se ha acabado; y entonces "con justicia juzga y pelea" (Apocalipsis 19: 11). Y cuando Él se presente así, nosotros entenderemos totalmente por qué ahora es la palabra de Su paciencia; porque hasta entonces, hasta que Él tome hacia Él mismo Su gran poder y reino, nosotros somos unidos con Él en corazón y mente en la palabra de Su paciencia; y la bendición de esto para nosotros es nuestra asociación con el propio Cristo, la vinculación perfecta arriba con Cristo en todas las cosas. Como un Hombre (de ninguna forma referente a la gloria divina de Su Persona, sino como tomando el carácter oficial de un siervo) Cristo tiene que esperar hasta que Dios, en Su buena disposición, ponga todas las cosas bajo Sus pies; y esto, yo no dudo, como he dicho, es el significado de las palabras -"de aquel día y de la hora nadie sabe, . . ., ni el Hijo, sino el Padre" (Marcos 13: 32). Pero unidos así con Cristo, y teniendo Su amor presente como la porción que satisface el alma, tenemos más bien que esperar y esperar con Él, que tenerlo antes que Él. La asociación completa con el propio Cristo es el carácter apropiado de la iglesia de Dios; porque no es meramente de bendición, sino que está asociado con Él quién bendice. Nosotros somos Su esposa: éste es nuestro lugar apropiado; y siempre que descendamos de esto, nos alejamos del poder pleno de los pensamientos de amor de Dios acerca de nosotros y sobre lo que Él ha hecho que Cristo sea para nosotros.

 

Cuanto se diga de Cristo en el día de gloria, encontramos que iglesia está asociada con Él en todo -en Su carácter de Melquisedec, por ejemplo, como Rey en el lugar más alto en autoridad, y como Sacerdote en el más cercano al culto: nosotros también somos hechos reyes y sacerdotes. Eva estaba asociada con Adán en el dominio; pero no había nada en la creación entera que podría haber tenido este lugar. Como está escrito, "mas para Adán no se halló ayuda idónea para él" (Génesis 2: 20); pero cuando Eva, como hueso de su hueso y carne de su carne, fue traída a él, él pudo decir, "Esto es ahora [ahora, esta época, porque ese es sentido del original] hueso de mis huesos y carne de mi carne" (Génesis 2: 23). Se encontró una ayuda idónea para él. Esto es igualmente verdad del Señor y la iglesia, porque Él puede decir, 'ahora esto es hueso de mis huesos, y carne de mi carne', y se puede regocijar y deleitar en el producto de Su propio amor.

 

Que el Señor no permita que zozobremos desde este nuestro verdadero lugar; y que Él pueda darnos así un sentido profundo y permanente del hecho de estar unidos así en completa asociación bendita con Él; porque el corazón de Cristo no se podría satisfacer sin esto, y los nuestros tampoco. No es un asunto de nuestro mérito (porque en nosotros mismos, estando en la carne, somos viles pecadores), sino del afecto de Cristo. La verdadera humildad no es no pensar mal de nosotros mismos, sino que no pensar en absoluto acerca de nosotros. Pero, observen, es una cosa mucho más dura olvidarse de uno mismo, que incluso tener pensamientos malos sobre uno mismo. Si no somos humildes, debemos ser humillados.

 

"Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré", etc. El Señor dice, si yo te reconozco como guardando "la palabra de mi paciencia", y no como teniendo alguna fuerza, sino como en relación conmigo, "yo también te guardaré", etc. Así Él nos asocia con Él, aunque seamos gente pobre y débil, como los ceneos que no eran sino una gente débil, sin embargo ellos pusieron su nido en la peña (Números 24: 21). "Yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra." Luego, con respecto a las consecuencias, ¡qué consuelo hay aquí! No era en absoluto una cuestión de fuerza, sino de ser guardado de un tiempo terrible que estaba llegando, "para probar a los que moran sobre la tierra". Estas últimas palabras describen la condición moral de una clase.

 

¿Usted supone que Dios se agrada afligiendo a Su pueblo? No, en verdad Él no quiere ponerlos en la prueba; pero si tú te has puesto en una posición en la que te has mezclado con estos moradores en la tierra, sobre quienes la hora de prueba está llegando, hay que ocuparse de ti para que seas liberado de aquello sobre lo cual esa hora terrible está viniendo. Ahora se predica el evangelio y está sacando almas del mundo; y todos los pensamientos, sentimientos, deseos, y afectos de los santos deberían estar esperando el día de gloria. Y si ellos se han puesto en el lugar de la paciencia de Cristo, ellos no quieren ser zarandeados como el mundo quiere; pero si están mezclados con el mundo, deben ser partícipes en los problemas de la hora de prueba que está viniendo a probar los que moran sobre la tierra, o prácticamente, zarandeados antes de ser rescatados de esta hora. Está llegando un tiempo cuando la bestia blasfemará a los que moran en el cielo, pero él no puede tocarlos. Cuando conocemos nuestro carácter celestial, esto nos hace extranjeros y peregrinos sobre la tierra, en lugar de morar aquí y buscar nuestra porción aquí; pero los que moran aquí deben entrar en esta hora de prueba que está viniendo a probar a los que moran sobre la tierra. Y noten aquí, que ésta es una cosa distinta de la tribulación de la que se habla en Mateo 24. Ese tiempo de angustia está confinado a Jerusalén; como está dicho en Jeremías "tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado" (Jeremías 30: 7). Pero aquí, éste es un tiempo de angustia "que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra". A los que han guardado la palabra de la paciencia de Cristo ahora, Él los guardará de ese tiempo. Si el Señor está recibiendo ahora fruto de ellos, de la forma en que se entiende que esta prueba produce, entonces no habrá necesidad que sean probados por ella.

 

Pero ahora, vean cómo Él los anima: "He aquí, yo vengo pronto", como si Él dijese, si tú vas a compartir Mi porción y gloria, 'tienes que continuar' llevando Mi porción en paciencia, y en la cruz también; pero "yo vengo pronto". No es Su venida, como la presentada a Sardis, como ladrón en la noche; sino que sobre lo que Cristo insistiría ahora en la iglesia, es que Su regreso es una cosa pronta. Él no les dice el momento, pero pone Su venida ante ellos como su consuelo, alegría, y esperanza, y así fija el corazón en Él; como que no es tanto el que Él está viniendo pronto, sino que es Él mismo quién está viniendo, "Yo Jesús", etc., etc. ¡Oh! si el corazón ha gustado el amor de Dios, qué consuelo es, después de todo, descansar en Él, como al cierre de este libro. Después que Cristo ha llevado la mente de la iglesia a través de esas cosas que Él va a hacer en la tierra, entonces Él trae de vuelta el corazón de la iglesia a Él -"Yo Jesús".

 

Lo que caracteriza a la iglesia de Filadelfia es su unión inmediata con Él; es el propio Cristo quién está viniendo. No es ni el conocimiento, ni la profecía, lo que puede satisfacer al corazón; sino que el pensamiento de que Jesús está viniendo a tomarme a Él, es la esperanza bendita de uno que está unido a Él por gracia. La profecía se refiere a que Cristo está viniendo a la tierra; pero mi ida a Cristo es la esperanza apropiada y bendita de uno que está unido a Cristo por la fe. Yo respeto solemnemente y reverencio las advertencias de Dios acerca del próximo juicio, etc.; pero no es una cuestión de afecto. Los propósitos de Dios acerca de Jerusalén, Babilonia, etc., de lo cual la profecía habla, son muy importantes e instructivos para la mente; pero los afectos no se hacen salir sabiendo acerca de la condena de Babilonia, y el Anticristo. Yo amo a Cristo; por consiguiente yo anhelo verlo. Pero las profecías del juicio venidero no asocian el espíritu y el corazón con la Persona del Señor Jesús.

 

Tenemos entonces esta advertencia: "retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona". ¡Oh! que el Señor pueda darnos el guardar Su palabra, y estar esperándolo como una cosa presente. Si el diablo pudiera quitarnos la esperanza de la venida del Señor como una cosa presente, esto nos quitaría nuestra esperanza y corona. Ningún hombre o diablo pueden quitarnos nada, si no tenemos nada sino ese sentido claro de fe que nos asocia con la venida del Señor Jesucristo como una cosa presente. Perder esto es perder el poder espiritual; y cualquier cosa que nos robe poder espiritual en nuestra asociación con Cristo, nos roba la bendición presente, y aquello que es el camino hacia nuestra corona. Y, amados hermanos, ahora estamos pasando por todo tipo de cosas que parece probable que nos roben nuestra corona - todo lo que pone a prueba la fe en un Jesús que viene y que pone esto en duda.

 

En el caso de las diez vírgenes, todas ellas cabecearon y se durmieron; las prudentes se quedaron dormidas tan rápidamente como las insensatas, y a medianoche, cuando se oyó el clamor, "¡aquí viene el esposo...!" (Mateo 25: 6), todas ellas se levantaron y arreglaron sus lámparas. No había ninguna diferencia en este respeto; pero una tenía el aceite del Espíritu, la otra no; y entre el clamor que salía y la venida propiamente dicha del Esposo, había tiempo suficiente para que las lámparas se apagaran si no se les proporcionaba el aceite; y por esta razón, la diferencia manifiesta entre las vírgenes estaba en el suministro de aceite que ellas tenían. Si el primer pensamiento en los corazones de las vírgenes insensatas hubiese sido el Esposo, ellas habrían estado pensando en la luz que Él querría cuando Él viniera; pero estaban ocupadas con otras cosas, satisfechas meramente de estar en compañía con las vírgenes. El vestido y las lámparas sin el aceite, bastarían para ponerlas entre el grupo; ¡pero ay! sin el aceite ellas no podían mantener sus lámparas encendidas para su Señor hasta que Él viniera. Sin embargo, estaban las que estaban preparadas para recibirlo, y cuando vino el esposo, "las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta" (Mateo 25: 10). Y así es con nosotros. El clamor ha salido, y entre esto y Su venida propiamente dicha, el Señor está probando si nuestros corazones están puestos en Él o no.

 

Sólo nos queda tiempo ahora para considerar la promesa: "Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, etc.". Aquí vemos cuan definitivamente se asocian todas las promesas con el tiempo de gloria -la "nueva Jerusalén"-, aquí el corazón es elevado a su morada propia y apropiada. ¿Estamos tomando la posición de moradores celestiales mientras caminamos en la tierra? Observen de qué manera tan completa los santos son asociados con la Jerusalén celestial, la morada eterna de aquel que venciere. Él estará en el templo de Dios, en contraste con la sinagoga de Satanás, en el disfrute pleno de las cosas de Dios (cada propósito de Su amor totalmente puestos en evidencia). "Yo lo haré columna." Aquel que fue un creyente fiel pero débil en la tierra, cuando la iglesia profesante era grande pero no cumplía el propósito de Dios como el 'pilar y terreno de la verdad', será entonces el pilar mismo de fortaleza, y de la misma fortaleza de Dios, porque había habido firmeza contra el poder de seducción.

 

Siempre es "mi Dios". A lo largo de todo, Cristo hace subsistir esta unión con Él. Él fue una vez, en apariencia, el débil en la tierra; Él dice, 'Yo he sido rechazado y tú has tomado el lugar de rechazo conmigo, y yo sé que me has sido fiel; Yo voy a Mi Padre y a tu Padre, a Mi Dios y a tu Dios'. Él es el que tiene paciencia y que espera el tiempo del Padre por la gloria que se le debe a Él, y nosotros tenemos parte en Su paciencia.

 

"Y escribiré sobre él el nombre de mi Dios", la forma en que Cristo como hombre conoce a Dios: 'Tú tendrás ese nombre puesto públicamente en ti, puesto que no has negado Mi nombre aquí abajo -"la ciudad de mi Dios", esperada en la fe; éste es tu lugar'. Abraham buscaba una ciudad cuyo arquitecto y constructor era Dios. Era una ciudad celestial que ellos quisieron para ellos mismos en la tierra, incluso cuando la carne había construido una aquí. Esta ciudadanía celestial se sellará entonces en el creyente, en la ciudad del Dios de nuestro Señor Jesucristo, el extraño en la tierra. Si los hombres están buscando una estabilidad eclesiástica, un establecimiento presente de cosas, ellos pueden tenerlo ahora; pero entonces, esto no es según la palabra de Dios: si ahora hay satisfacción simplemente en caminar con Cristo, esperando hasta que Dios posea una ciudad como Suya ("la ciudad de mi Dios"), ellos la tendrán entonces: ella desciende del cielo, de Dios. Cuando Carlos II (uno de los Reyes de Inglaterra en siglos pasados: Nota del traductor) estaba lejos de su país, los que estaban vinculados a su persona se sentían forasteros en la tierra mientras su amo estaba ausente. Y así es con el Cristiano ahora; él pertenece a Cristo; él es un hijo del día, esperando a Cristo y el día de Su aparición.

 

"Mi nombre nuevo." No es el nombre antiguo de Mesías, sino Su nuevo nombre maravilloso, tomado como resultado de una redención celestial. Entonces tendremos lo que es estable, aunque ahora, en un sentido, no lo tenemos.

 

Que el Señor pueda otorgarnos conocer lo que es realmente estar asociados con el propio Cristo, y conocer este bendito pensamiento de Dios acerca de nosotros, "para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia etc." (Efesios 2: 7). Él nos ha asociado con el objeto de toda Su infinita complacencia -Su eterna complacencia, porque somos miembros de Su cuerpo, de Su carne, y de Sus huesos, y por consiguiente tenemos el privilegio y la porción del propio Jesús. Que Dios pueda mantener nuestros corazones sin ser manchados por esta presente época malvada y en la frescura de afecto a Él. Esto sólo puede ser manteniéndonos en comunión con el propio Cristo. Saber nuestra porción en Él, saber el valor de Su nombre, da valor y fortaleza para guardar Su palabra y no negar Su nombre.

 

Fin de la sexta conferencia.

 

TEXTO REVISADO EL: 16.10.2002.-

Título original en inglés:
SEVEN LECTURES ON THE PROPHETIC ADDRESSES TO THE SEVEN CHURCHES
by John N. Darby
Delivered in London, 1852
Traducido con permiso
Publicado por:
www.STEMPublishing.com
Les@STEMPublishing.com