EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

CARTA VOL. 2 No. 214 (Yo pienso que los hermanos están entrando en una nueva fase de existencia...)

INICIO / AUTORES y SECCIONES
T. B. BAINES
J. G. BELLETT
J. N. DARBY
EDWARD DENNETT
W. W. FEREDAY
F. W. GRANT
L. M. GRANT
F. B. HOLE
WILLIAM KELLY
C. H. MACKINTOSH
F. G. PATTERSON
E. J. THOMAS
WILLIAM TROTTER
W. H. WESTCOTT
G. V. WIGRAM
W. T. P. WOLSTON
Varios Escritos y Autores: A.E.BOUTER, E.N.CROSS, A.C. GAEBELEIN, F.WALLACE, N. NOEL...
ENLACES/LINKS

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H. B. Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza)

 

CARTA Vol. 2 # 214.- (Yo pienso que los hermanos están entrando en una nueva fase de existencia,…)

 

 

         Queridísimo J. Leslie:

 

         Yo pienso que los hermanos están entrando en una nueva fase de existencia, la cual aumenta el peligro para ellos, y trae una mayor, o en todo caso una más manifiesta,  responsabilidad. No se trata meramente de las justificaciones o de las alabanzas excesivas de hombres como……, cosas que el buen gusto descartaría, aunque la adulación es peligrosa para cualquier corazón, sino del sentimiento generalmente difundido ahora (independientemente del efecto que produce, ya que es muy diverso) de que los hermanos tienen algo que los demás Cristianos no tienen. Esto es a menudo negado, aborrecido, opuesto, y puede ser, a menudo, un asunto de curiosidad, algunas veces (¡y que ello pueda aumentar!) de verdadera investigación; pero ello se siente. El mundo lo siente, usaría esto para despreciar la inconsistencia de la profesión pública. En muchos casos, ellos serían buscados y cortejados por su conocimiento de la Escritura, sus libros serían leídos para tener la verdad sin actuar de acuerdo con ella. Otros, que se aferran aún a la iglesia profesante con comprensiones parciales de la verdad y con mucho error, se jactan de que ella se puede tener sin dejar los sistemas que nos rodean - no, aún más, instan abiertamente a continuar en ellos: pero se siente que los hermanos tienen, lo que los demás no tienen. Yo creo que ellos tienen. Pero lo importante no son los hermanos, sino la verdad que ellos tienen. Yo podría declararla claramente, y lo he hecho hasta ahora; pero ello no es aquí mi objetivo. Dios los podría desechar, y difundir Su verdad mediante otros - yo creo que podría, aunque lleno de amable paciencia, si ellos no son fieles. El lugar de ellos es permanecer en oscuridad y consagración, no pensar en hermanos (es siempre un error pensar en nosotros mismos excepto para juzgarnos nosotros mismos) sino en almas, en el Nombre y en el amor de Cristo, y sólo en Su gloria y Su verdad - no insistir en el así llamado 'hermanismo' (en inglés: brethrenism), sino tratar con cada alma conforme a su necesidad por amor a Cristo.

 

         Pero si la atención es atraída, y lo es, a la verdad que ellos poseen por gracia, la responsabilidad de ellos es aumentada en gran medida. Si en ellos no se encuentra una consagración más general y más consagrada, ellos serían una piedra de tropiezo contra la verdad. Lo que se demanda es ausencia de mundanalidad, ninguna conformidad con el mundo, auto-negación, abnegación en amor a los demás, ya que el amor es el objetivo del encargo confiado a un corazón puro. Que ellos anden en amor, en la verdad, humildes, mansos, sin mundanalidad, y todos por Cristo, como siendo poco, y satisfechos con ser poco, como cuando ellos comenzaron, y Dios los bendecirá. De no ser así, el candelero puede desaparecer (y, ¡oh qué pesar y qué confusión de rostro habría después de semejante gracia!) como el de los demás. Que no haya ninguna mezcla con la iglesia mundana, ¿qué son ellos si lo hacen? - sino gracia hacia ella, separando, ese faro de luz temprana para mí, lo precioso de lo vil, y ellos serán como la boca de Dios. Yo repito, que ellos no se mezclen de ninguna manera con la mezcla de iglesia y mundo - el significado de la existencia de ellos es un testimonio contra eso - con la ferviente energía del evangelio hacia las almas para que Cristo pueda tener lo Suyo, sino el testimonio pleno del libre amor de Dios (ya que Dios querría y se deleitaría en eso), o ello sería como si la fidelidad enfriase eso - haciendo la obra de evangelistas, dando prueba plena del ministerio de ellos, humildes, mansos y consagrados, y sencillos, debido a que son mansos de corazón, separados para Cristo.

 

         En cuanto a toda la actividad fuera de ellos, se trata de los signos de los tiempos, y ellos deberían regocijarse en ello - si Cristo fuese predicado por "contención" (N. del T.: otras traducciones: rivalidad egoísta, espíritu faccioso, ambición personal, competencia, celos, no sinceramente), ellos deberían regocijarse, excepto donde ellos han dado ocasión para que esto ocurra por fracaso en ellos mismos, lo cual es posible: pero ello no presenta su testimonio en absoluto. Dios es soberano, y puede obrar en amor dónde y cómo a Él le place, y nosotros deberíamos regocijarnos en ello; pero no hay separación del mal sino, en general, al contrario. Es, en cuanto a esto, exactamente la mezcla lo que Dios está sacando a la luz. Por un año o dos, al principio, yo prediqué en todas las partes en que me dejaron hacerlo, y otros lo han hecho, pero ello fue, después de todo, otra cosa; aunque la trompeta diera un sonido incierto, ello resultó en sacar a la luz, aun si sólo el evangelio fuera predicado plenamente. La cuestión ha surgido plenamente ahora, y el testimonio tiene que ser claro, incluso la predicación plena del evangelio y la seguridad de la salvación.

 

         Yo no creo que nuestra senda es atacar cualquier cosa sea, sino que nuestra senda es la verdad superior y más plena. Pedro jamás atacó a los sumos sacerdotes, sino que siguió adelante en su propio camino. Ello es un descenso del verdadero terreno elevado de la verdad que tenemos de la posición cristiana. Eso, y un evangelio usado en gracia, debería distinguirnos: el testimonio contra el mal debería estar en nuestro propio andar y en nuestros propios modos de obrar. Tengan la seguridad que cuando ello es real, se siente plenamente. Pueden surgir ocasiones cuando la verdad es puesta en duda; la auto-defensa debe ser evitada a toda costa: el Señor responderá por nosotros, si nosotros hacemos Su voluntad.

 

         La unión es procurada ahora mediante la indiferencia a la verdad, declaradamente en este país  (N. del T.: el autor de la carta se refiere a Estados Unidos de Norteamérica, puesto que esta carta fue escrita en la ciudad de Nueva York), tal como el intercambio de púlpitos con los infieles, y, de hecho, en todas partes abiertamente: yo digo declaradamente. Es muy necesario esperar pacientemente, allí donde actualmente se trata sólo de ignorancia o error; pero la verdad y la santidad, amor en la verdad y por amor a la verdad, caracterizan la revelación de Cristo de Él mismo, y Su influencia en los días postreros. Dios no tiene necesidad de nosotros, pero Él tiene necesidad de un pueblo que ande en la verdad en amor y santidad. Yo encuentro en el Antiguo Testamento, "dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre, el cual confiará en el nombre de Jehová" (Sofonías 3:12); y encuentro el mismo espíritu en Judas, quien habla de la mezcla que traería el juicio: "Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna." (Judas 20, 21). Nosotros podemos, y debemos, regocijarnos en el evangelio, pero ello hace que el testimonio de los hermanos, fuera del campamento, sea más necesario que nunca; pero este testimonio debe ser real. ¡Que ellos puedan estar esperando realmente al Señor, y como hombres que esperan al Señor! Su amor no falta. ¡Que nosotros podamos, en ferviente amor a Él, estar esperándole, porque nosotros Le amamos tanto, y que seamos encontrados velando!

 

Yo pensé escribirte, querido hermano, no habiendo oído acerca de ti por un largo tiempo, y mis pensamientos fluyeron, porque de la abundancia del corazón habla la boca. Ahora bien, yo no puedo dudar que la obra - el testimonio, a lo menos - continúa. El modo en que dicha obra está hablando, aunque sólo como un tiempo de siembra, y lo que yo oigo y sé de Europa, me ha llevado, en parte, a esta secuencia de pensamiento ya que ello apremia mi mente justo ahora. ¡Que los amados hermanos puedan ser hallados en Él en paz, y velando; la consagración mantenida y aumentada; todo su cuerpo, alma y espíritu, sean guardados irreprensibles en el advenimiento de nuestro Señor Jesucristo! (1 Tesalonicenses 5:23 - VM).

 

         Yo acabo de publicar otro tratado acerca del perfeccionismo en Boston. El error, partiendo desde Alemania, se ha mezclado ampliamente aquí con mentes religiosas activas: yo he escrito sobre ello, pero no sé qué haré con ello; pero el tema exige vigilancia. Los hermanos están siguiendo adelante felizmente aquí, y con bendición y, yo espero, despiertos y animados, con algunas personas agradables añadidas en Boston. Ha habido también alguna bendición afuera. . . . Cuéntame acerca de ti.

 

         Afectuosamente tuyo en el Señor.

 

         P.D.: Si los hermanos entran en la corriente de la Cristiandad actual dentro del campamento, ellos serían solamente otra secta con ciertas verdades.

 

J. N. Darby

 

Nueva York, 8 de Abril de 1875.

 

 

Traducido del Inglés por: B.R.C.O. - Enero 2011.-

Título original en inglés:
  Letters: Volume 2, number 214, by J.N.Darby
Traducido con permiso 
Publicado por:
www.STEMPublishing.com
Les@STEMPublishing.com

Versión Inglesa
uk-flag-small.gif
Versión Inglesa