EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

EL RECONSTRUCCIONISMO, O LA TEOLOGÍA DE LA DOMINACIÓN (A.E.Bouter)

INICIO / AUTORES y SECCIONES
J. G. BELLETT
J. N. DARBY
EDWARD DENNETT
W. W. FEREDAY
F. W. GRANT
L. M. GRANT
F. B. HOLE
WILLIAM KELLY
C. H. MACKINTOSH
F. G. PATTERSON
G. V. WIGRAM
W. T. P. WOLSTON
Escritos de otros Autores: A.E.BOUTER, E.N.CROSS, A.C. GAEBELEIN, F.WALLACE, N. NOEL...
ENLACES/LINKS

MOBI

EPUB

 

 

'EL RECONSTRUCCIONISMO',

O LA TEOLOGÍA DE LA DOMINACIÓN

 

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

LBLA = La Biblia de las Américas, Copyright 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation, Usada con permiso.

NTHA = Nuevo Testamento Versión Hispano-Americana (Publicado por: Sociedad Bíblica Británica y Extranjera y por la Sociedad Bíblica Americana, 1ª. Edición 1916).

TA = Biblia Torres Amat.

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H. B. Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza).

 

 

Publicado en Inglés en la revista "Truth & Testimony Vol. 2, No. 7, 1994.-

 

 

Una de las premisas básicas de lo que se denomina 'Reconstruccionismo', o Teología de la Dominación, es que la iglesia del día actual es 'El Israel de Dios'. ¿Qué significa eso? Para expresar esta doctrina en términos sencillos, significa que Israel ha sido desechado permanentemente, ya que las maldiciones del Antiguo Testamento han sido aplicadas a los Judíos, y las bendiciones han sido aplicadas a la iglesia.

 

Estos son errores trágicos, los cuales fueron introducidos por vez primera en la iglesia en los días de Constantino el Grande (siglo 4º. d. C.) y que también fueron adoptados, en general, por los Reformadores. Es esta clase de error  lo que llevó, en definitiva, a la persecución de los Judíos y a la perpetración del holocausto. Observamos en la actualidad, entre los así llamados cristianos evangélicos, un pensamiento similar, siendo esto algunas veces el resultado de un cambio desde el dispensacionalismo a una posición carismática.

 

OTRA CAUSA.

 

Una falta de precisión al interpretar la Escritura conduce al error. Por ejemplo, algunas personas encuentran la repetición de una cierta expresión en la Biblia y piensan automáticamente que ella debe tener siempre el mismo significado. Mientras aceptamos, por ejemplo, que el misterio de Efesios 3 se refiere a la iglesia, sería erróneo concluir que en todas las partes que se menciona "el misterio" el tema es la iglesia. El misterio de Dios en Apocalipsis 10 tiene poco en común con el misterio de 1 Corintios 15, y con el de Efesios 3. Sin embargo, esto es lo que encontramos en la clase de teología con la que nos enfrentamos hoy en día.

 

Una carencia de precisión similar se encuentra en relación con los pactos. ¿Tenemos nosotros algo que ver con el nuevo pacto? Sí, la iglesia disfruta las bendiciones espirituales del nuevo pacto, aunque no las bendiciones literales, físicas, puesto que ellas serán disfrutadas en el milenio. Pablo se llama a sí mismo y a los que ministran con él, "ministros del nuevo pacto" ("el cual también nos ha hecho suficientes para ser ministros del nuevo pacto; no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu da vida." 2ª. Corintios 3:6 – VM). ¿Significa esto que la iglesia es literal y formalmente parte del nuevo pacto o que está en el nuevo pacto? En Efesios 2 y 3 no encontramos nada de esa naturaleza, aunque respetados teólogos de generaciones más nuevas y antiguas pensaron, y piensan aún, que los creyentes Judíos y Gentiles han sido introducidos en el nuevo pacto.

 

Otro malentendido común es no lograr ver la diferencia entre las bendiciones de Abraham (que pertenecen a todos los creyentes) y el nuevo orden de bendiciones que el Señor introdujo con la venida del Espíritu Santo.

 

LA INTERPRETACIÓN PRETÉRITA DE LA PROFECÍA.

 

La escuela de pensamiento de la Dominación está vinculada con la así llamada interpretación pretérita de los libros de Hebreos y Apocalipsis, y del discurso del Monte de los Olivos. Aunque existen variaciones en sus posiciones, los pretéritos enseñan que las profecías se han cumplido en la destrucción del templo ¡y que el milenio comenzó en el año 70 d. C.! Nosotros debemos sobrellevar a nuestros hermanos y hermanas en la fe, pero es importante ver las consecuencias de estas, y otras similares, enseñanzas erróneas, especialmente cuando estas opiniones no son mantenidas privadamente, sino que son impuestas a todos.

 

Uno de los argumentos que escuchamos bastante a menudo es que el Sr. J. N. Darby recibió sus ideas acerca del arrebatamiento (o rapto) de parte de una profetisa o médium en la escuela de pensamiento del Sr. Irving. Es evidente que el Sr. Darby fue usado por el Señor para enseñar la venida inminente del Señor y que los creyentes deben vivir en una expectativa diaria de Su venida, con todas sus consecuencias prácticas y morales.

 

LLAMAMIENTO CELESTIAL O TERRENAL.

 

No es de extrañar que estos maestros se concentren tanto en esta tierra y en este mundo, ya que han perdido de vista la naturaleza celestial del llamamiento de la iglesia. Según ellos, el milenio (reinado de 1000 años) ¡ya ha estado aquí por 1923 años! [*] El creyente, obviamente, tiene obligaciones y responsabilidades en cuanto a su andar a través de este mundo. No obstante, cuando enseñamos que ya estamos en el milenio, olvidamos que la iglesia tiene una posición y una relación muy especiales con Cristo en la gloria (véase Efesios 1:23), gozando con Él de todas las bendiciones espirituales, durante el tiempo de Su rechazo en esta escena.

 

[*] Recuerde el amable lector que el autor escribió estas líneas alrededor del año 1974. N. del T.

 

Basados en la creencia de que todas las profecías se cumplieron alrededor del año 70 d. C., los 'reconstruccionistas' niegan lo que vemos ya en nuestro día, a saber, que los Judíos mesiánicos regresaran a las antiguas sombras. No obstante, el templo será reconstruido, y los servicios reinstalados por un remanente que será reconocido por Dios, y Él considerará este templo como Su templo (2ª. Tesalonicenses 2:4). La mayoría de la nación será apóstata, junto con las masas de la profesión Cristiana dejada aquí abajo después del arrebatamiento. Estos Judíos actuarán según la luz que tendrán y no serán parte de la iglesia.

 

CUATRO INCONSISTENCIAS.

 

En primer lugar, los teólogos de la dominación dicen que hay una diferencia fundamental entre el Reino que nuestro Señor predicó y el que predicaron los apóstoles (en la perspectiva de la destrucción del templo). En realidad, el Reino predicado por el Señor y los apóstoles es el mismo, aunque adoptó un carácter diferente cuando el Señor fue rechazado por la nación de Israel (Mateo 11 al 13) y durante Su ausencia (Lucas 19: 11-27). Será visto nuevamente en gloria en un carácter diferente, pero es el mismo Reino.

 

En segundo lugar, los dispensacionalistas son acusados de hacer de la Biblia un libro desconcertante. Una de las acusaciones hechas es que ellos enseñan que Dios interrumpió Sus modos de obrar cuando Él introdujo la época de la iglesia. Es obvio que no hay interrupción alguna en los modos de obrar de Dios, aunque la iglesia tiene un carácter parentético (véanse la visión de la sábana en Hechos 10 y el ministerio de Pablo en Efesios 3 como ejemplos). Por otra parte, en cierto sentido, ella remplaza a Israel como un testimonio aquí en la tierra, aunque sólo por el momento (Romanos 9 al 11).

 

En tercer lugar, un versículo favorito para negar el advenimiento de un reinado milenial es ¡Génesis 49:10: "El cetro no se apartará de Judá,… hasta que venga Siloh."! (Génesis 49:10 – LBLA). Pero esta es sencillamente una conclusión errónea. El versículo no dice que el cetro se apartaría. Esta es la forma en que los 'reconstruccionistas' leen el versículo, para defender sus afirmaciones de que ya estamos en el milenio. La palabra se podría traducir con, 'a Quien le pertenece'. No deseando ser dogmático (ya que no hay forma de estar seguro acerca de su significado, pero los antiguos rabinos lo interpretaban con respecto al Mesías), yo comparo esto con la corona que Dios dará 'a Quien le pertenece' ("Yo haré manifiesta la iniquidad, su iniquidad, la iniquidad de él; mas esto no sucederá hasta cuando venga aquel de quien es el juicio o reino; y a él daré yo esa corona." Ezequiel 21:27 – TA). ¡Es interesante que tanto el anticristo como el Cristo verdadero son de Judá!

 

En cuarto lugar, un ejemplo más. Se suele dar una interpretación muy extraña de Hebreos 10:37: "Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará." Se nos dice que la referencia al que de ha de venir ¡se referiría al anticristo, o a su espíritu, y que la destrucción del templo indica el fin de su reinado!

 

ABRAHAM Y LAS PROMESAS DE DIOS.

 

Estos teólogos acusan a Dios de ser injusto, es decir, si es que nosotros aceptamos la interpretación 'dispensacional' de la Escritura, a saber, que Él engañaría a los Suyos dando promesas, pero no cumpliéndolas. Esto es lo suficientemente importante como para discutirlo en más detalle. El cumplimiento final de las bendiciones de Génesis 12 está aún en el futuro, pero esto no implica, ni significa, que Dios estaba, por decirlo así, engañando a Abraham cuando Él le dio estas promesas. Abraham respondió a la gloria de Dios y anduvo por fe, aunque también fracasara aquí y allí tal como nosotros, Sus hijos, lo hacemos. Cuando estuvo habitando en la tierra de la promesa de Dios, él no recibió las promesas, sino que permaneció allí como extranjero y aprendió que Dios había preparado algo mejor para él (véase Hebreos 11). ¿Significa esto que todas las promesas de Dios para Israel han sido desechadas o que se han cumplido en la iglesia? ¿Qué hay, entonces, acerca de las maldiciones? Por el contrario, Romanos 9 al 11 enseña algo bastante diferente. El llamamiento de Dios es sin arrepentimiento y Sus promesas se cumplirán, después del arrebatamiento de la iglesia y de los juicios venideros ("Porque Dios no se arrepiente de sus dones ni de su llamamiento." Romanos 11:29 – NTHA).

 

DIVIDIENDO (o EXPONIENDO) LA PALABRA DE VERDAD.

 

Encontraremos algunos errores en los esquemas de Scofield así como también en los escritos de otros dispensacionalistas. Podemos aprender de los teólogos del pacto, por lo que se refiere a ciertas áreas, pero adoptar su escuela completa de pensamiento y desechar el dispensacionalismo sería ir demasiado lejos. No deberíamos ser demasiado dogmáticos, por ejemplo, en cuanto a la teoría del 'lapso de tiempo' o de la 'brecha' (entre Génesis 1:1 y 1:2), y cosas similares. Deberíamos darnos cuenta de las limitaciones de un sistema de enseñanza. Aquí, en efecto, deberíamos ser equilibrados, tal como necesitamos serlo en tantas áreas diferentes: bendiciones terrenales/celestiales; el propósito de Dios/la responsabilidad del hombre, y así sucesivamente.

 

Algunos dispensacionalistas han sido demasiado pesimistas y han descuidado su responsabilidad, pero ¡yo me siento avergonzado de que mis amigos Judíos tengan que leer los artículos y libros de los 'reconstruccionistas'! Ellos se refieren a menudo a la iglesia del Antiguo Testamento, y este es uno de los errores típicos de esta escuela de pensamiento.

 

La iglesia (o "asamblea", o "congregación") del Antiguo Testamento, si usted desea usar esa palabra tal como lo hace Esteban en Hechos 7:38, tiene poco que ver con la iglesia del Nuevo Testamento (el Señor se refiere a ella en Mateo 16 y hallamos el día de su nacimiento en Hechos 2), excepto por el hecho de que ambas tienen vida de parte de Dios y se hallan en una cierta relación con Dios.

 

Para concluir, sugiero que hay elementos que tanto Israel como la iglesia tienen en común. Esto no lo advierten a veces suficientemente los dispensacionalistas. Por otra parte, hay unas grandes diferencias entre Israel y la iglesia, las cuales son sencillamente negadas por los defensores de la teología de la dominación, al hacer que Israel sea la iglesia de Dios o viceversa. No olvidemos que esta consideración tiene que ver también con la Persona de nuestro bendito Señor y con lo que Él significa para nuestros corazones y nuestras vidas, tal como se expresa en este versículo bien conocido: "Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones" (2ª. Pedro 1:19).

 

A. E. Bouter

 

Traducido del Inglés por: B.R.C.O. – Mayo 2012.-

 Título original en inglés:
RECONSTRUCTIONISM, or DOMINION THEOLOGY, by A. E. Bouter
Traducido con permiso
Publicado por:
www.STEMPublishing.com
Les@STEMPublishing.com