EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

LAS ESCENAS FINALES DE MALAQUÍAS Y JUDAS (C. H. Mackintosh)

INICIO / AUTORES y SECCIONES
J. G. BELLETT
J. N. DARBY
EDWARD DENNETT
W. W. FEREDAY
F. W. GRANT
L. M. GRANT
F. B. HOLE
WILLIAM KELLY
C. H. MACKINTOSH
F. G. PATTERSON
G. V. WIGRAM
W. T. P. WOLSTON
Escritos de otros Autores: A.E.BOUTER, E.N.CROSS, A.C. GAEBELEIN, F.WALLACE, N. NOEL...
ENLACES/LINKS

MOBI

EPUB

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

RVA = Versión Reina-Valera 1909 Actualizada en 1989 (Publicada por Editorial Mundo Hispano)

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H.B.Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza)

LAS ESCENAS FINALES DE MALAQUÍAS Y JUDAS

 

 

         Al comparar estos dos escritos inspirados, encontramos muchos puntos de semejanza, y muchos puntos de contraste. Ambos, el profeta y el apóstol, retratan escenas de ruina, corrupción y apostasía. El primero se ocupa de la ruina del Judaísmo; el último con la ruina de la Cristiandad. El profeta Malaquías presenta, ya en sus primeras frases, con claridad poco común, la fuente de la bendición de Israel, y el secreto de la caída de ellos. "Yo os he amado, dice Jehová." (Malaquías 1:2). Aquí estaba la gran fuente de toda su bienaventuranza, de toda su gloria, de toda su dignidad. El amor de Jehová explica todas las glorias más radiantes del pasado de Israel y todas las glorias más radiantes del futuro de Israel. Por otra parte, su desafío intrépido e infiel, "¿En qué nos has amado?" (Malaquías 1:2 - VM), explica los abismos más profundos de la degradación de Israel en ese instante.

 

         Formular una pregunta semejante, después de todo lo que Jehová había hecho por ellos desde los días de Moisés hasta los días de Salomón, puso en evidencia una condición de corazón insensible hasta el grado máximo. Aquellos que, con la maravillosa historia de las acciones de Jehová delante sus ojos, podían decir, "¿En qué nos has amado?", estaban más allá de toda exhortación moral. Por consiguiente, no necesitamos sorprendernos ante las vehementes palabras del profeta. Nosotros estamos preparados para frases como la siguiente: "si yo soy Padre, ¿dónde está mi honra? y si soy Señor, ¿dónde está el temor que se me debe? dice Jehová de los Ejércitos a vosotros, oh sacerdotes que despreciáis mi Nombre. Y decís: ¿En qué hemos despreciado tu Nombre?" (Malaquías 1:6 - VM). Había la insensibilidad más completa tanto al amor del Señor como a sus propios caminos perversos. Había la dureza de corazón que podía decir, "¿En qué nos has amado?" (Malaquías 1:2 - VM), y "¿En qué te hemos deshonrado?" (Malaquías 1:7). Y todo esto con la historia de mil años delante de sus ojos - una historia traslapada por la  gracia, la misericordia y la paciencia sin precedentes de Dios, una historia manchada desde el principio hasta el final con el registro de la infidelidad, la insensatez y el pecado de ellos.

 

         Pero escuchemos las conmovedoras reconvenciones del contristado y ofendido Dios de Israel. "Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos. Ahora, pues, orad por el favor de Dios, para que tenga piedad de nosotros. Pero ¿cómo podéis agradarle, si hacéis estas cosas? dice Jehová de los ejércitos. ¿Quién también hay de vosotros que cierre las puertas o alumbre mi altar de balde? Yo no tengo complacencia en vosotros, dice Jehová de los ejércitos, ni de vuestra mano aceptaré ofrenda. Porque desde donde el sol nace hasta donde se pone, es grande mi nombre entre las naciones; y en todo lugar se ofrece a mi nombre incienso y ofrenda limpia, porque grande es mi nombre entre las naciones, dice Jehová de los ejércitos. Y vosotros lo habéis profanado cuando decís: Inmunda es la mesa de Jehová, y cuando decís que su alimento es despreciable. Habéis además dicho: !Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano? dice Jehová." (Malaquías 1: 8-13).

 

         Tenemos aquí, entonces, un triste y deprimente cuadro de la condición moral de Israel. La adoración pública a Dios había caído en el desprecio absoluto. Su altar fue insultado, Su servicio despreciado. En cuanto a los sacerdotes, se trataba de un mero asunto de dinero. En cuanto al pueblo, toda la cosa había llegado a ser un fastidio, una formalidad vacía, una rutina apagada y sin corazón. No había corazón para Dios. Había abundancia de corazón para la ganancia. Cualquier sacrificio, sin importar si había sido mutilado y hurtado, era considerado lo suficientemente bueno para el altar de Dios. Lo cojo, lo ciego, lo enfermo, exactamente lo peor que se podía tener, tanto que ellos no se habrían atrevido a ofrecerlo a un gobernante humano, era puesto en el altar de Dios. Y si se tenía que abrir una puerta o encender un fuego, se tenía que pagar por ello. Sin pago no se hacía nada. Tal era la lamentable condición de cosas en los días de Malaquías. Contemplar esta condición enferma el corazón.

 

         Pero, gracias y alabanzas sean dadas a Dios, hay otro aspecto del cuadro. Había algunas raras y preciosas excepciones a la oscura regla - algunas sorprendentes y hermosas formas resaltando del oscuro trasfondo. Es verdaderamente refrescante leer palabras como estas en medio de toda esta venalidad y corrupción, frialdad y falta de sinceridad, esterilidad y falta de corazón, orgullo y terquedad de corazón, a saber: "Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno con su compañero; y Jehová escuchó, y los oyó; y fué escrito un libro de memoria delante de él, a favor de los que temen a Jehová, y de los que piensan en su nombre." (Malaquías 3:16 - VM).

 

         ¡Cuán precioso es este breve registro! ¡Cuán delicioso es contemplar este remanente en medio de la ruina moral! No hay pretensión, o presunción; no hay ningún intento de establecer algo, ningún esfuerzo para reconstruir la economía caída, ninguna exhibición de poder fingida. Aquí se trata de una debilidad sentida y de acudir a Jehová. Este es el verdadero secreto de todo poder real. Necesitamos no temer jamás el hecho de estar conscientes de la debilidad. Es de la fuerza impresionante que nosotros tenemos que temer y huir. La norma para el pueblo de Dios siempre es: "Cuando soy débil, entonces soy fuerte" (2 Corintios 12:10) - una norma bendita, muy ciertamente. Siempre se ha de contar con Dios. Nosotros podemos establecer como un gran principio fundamental que, sin importar cuál sea el estado actual del cuerpo profesante, la fe individual puede gozar de la comunión con Dios conforme a la más elevada verdad misma de la dispensación.

 

         Este es un gran principio que hay que asir y retener. Que el pueblo profesante de Dios esté formado siempre por individuos que se juzguen a sí mismos y se humillen delante de Dios, que puedan gozar de Su presencia y bendición sin obstáculo o límite. Vean a los Danieles, los Mardoqueos, los Esdras, los Nehemías, los Josías, los Ezequías, y a multitudes de otros que anduvieron con Dios, que llevaron a la práctica los principios más elevados y gozaron de los más extraordinarios privilegios de la dispensación, cuando todo yacía en irremediable ruina alrededor de ellos. Hubo una pascua celebrada en los días de Josías como no se había conocido desde los días de Samuel el profeta (2 Crónicas 35:18). El débil remanente, a su regreso de Babilonia, celebró la fiesta de los tabernáculos, un privilegio que no se había experimentado desde los días de Josué el hijo de Nun (Nehemías 8:17). Mardoqueo, sin dar un solo golpe, ganó una victoria tan espléndida sobre Amalec como la llevada a cabo por Josué en los días de Éxodo 17 (Ester 6: 11-12). En el libro de Daniel vemos al monarca más altivo de la tierra postrarse a los pies de un Judío cautivo. (Daniel 2:46).

 

         ¿Qué nos enseñan todos estos casos? ¿Qué lección nos dicen en nuestros oídos? Sencillamente que al alma humilde, creyente y obediente, se le permite gozar de la más profunda y más rica comunión con Dios, a pesar del fracaso y la ruina del pueblo profesante de Dios y de la gloria pasada de la dispensación en la que le ha tocado su porción.

 

         Así fue en las escenas finales de Malaquías. Todo estaba en irremediable ruina, pero eso no impidió que quienes amaban y temían al Señor se juntaran para hablar acerca de Él y meditar en Su precioso Nombre. Es verdad que este remanente débil no fue como la gran congregación que se reunió en los días de Salomón, desde Dan hasta Beerseba, pero tuvo una gloria única para sí mismo. Tuvo la presencia divina de un modo no menos maravilloso, aunque no tan impresionante. No se nos habla acerca de algún "libro de memoria" en los días de Salomón. No se nos habla acerca de Jehová escuchando y oyendo. Quizás se podría decir que no hubo necesidad. De acuerdo, pero ello no oscurece el esplendor de la gracia que brilló sobre el pequeño grupo en los días de Malaquías. Podemos afirmar audazmente que el corazón de Jehová fue tan confortado por los amorosos suspiros de ese pequeño grupo como por los esplendidos sacrificios en los días de la dedicación de Salomón. El amor de ellos resplandeció aún más brillante en contraste con el duro formalismo del cuerpo profesante, y la corrupción de los sacerdotes.

 

         "En el día que yo preparo, ha dicho Jehovah de los Ejércitos, ellos serán para mí un especial tesoro. Seré compasivo con ellos, como es compasivo el hombre con su hijo que le sirve. Entonces os volveréis y podréis apreciar la diferencia entre el justo y el pecador, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve. Porque he aquí viene el día ardiente como un horno, y todos los arrogantes y todos los que hacen maldad serán como paja. Aquel día que vendrá los quemará y no les dejará ni raíz ni rama, ha dicho Jehovah de los Ejércitos. Pero para vosotros, los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá sanidad. Vosotros saldréis y saltaréis como terneros de engorde. Pisotearéis a los impíos, los cuales, el día que yo preparo, serán como ceniza bajo las plantas de vuestros pies, ha dicho Jehovah de los Ejércitos." (Malaquías 3: 17, 18; 4:1-3; RVA).

 

         Daremos ahora una breve mirada a la epístola de Judas. Tenemos aquí un cuadro aún más aterrador de apostasía y corrupción. Es un dicho familiar entre nosotros que la corrupción de lo mejor es la peor de las corrupciones. De ahí que el Apóstol Judas extienda ante nosotros una página muchísimo más oscura y más terrible que la presentada por el profeta Malaquías. Se trata del registro del absoluto fracaso y la ruina absoluta del hombre bajo los privilegios más elevados y ricos que se le podían conceder.

 

         Al comienzo de este solemne discurso, el apóstol nos da a conocer que le fue impuesta en su corazón la necesidad de escribirnos "acerca de nuestra común salvación." (Judas 3). Esto habría sido su tarea más deleitable. Habría sido su gozo y su refrigerio explayarse sobre los privilegios presentes y las glorias futuras envueltos en los amplios pliegues de esa preciosa palabra "salvación." Pero él sintió que le era "necesario" apartarse de este trabajo más agradable para fortalecer nuestras almas contra la marea creciente de error y mal que amenazaba los fundamentos mismos del Cristianismo. "Amados, mientras me esforzaba por escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribir para exhortaros a que contendáis eficazmente por la fe que fue entregada una vez a los santos." (v. 3 - RVA). Todo lo que era vital y fundamental estaba en juego. Se trataba de contender eficazmente (o, ardientemente) por la fe misma. "Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo." (v. 4).

 

         Esto es muchísimo peor de todo lo que tenemos en Malaquías. Allí se trataba de un asunto de la ley, como leemos, "Acordaos de la ley de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel." (Malaquías 4:4). Pero en Judas no se trata del olvido de la ley, sino, en realidad, de convertir en sensualidad la gracia pura y preciosa de Dios, y de negar el Señorío de Cristo. Por consiguiente, en lugar de extenderse sobre la salvación de Dios, el apóstol procura fortalecernos contra la perversidad e iniquidad de los hombres. "Mas quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron. Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día." (vv. 5, 6).

 

         Todo esto es de lo más solemne, pero no podemos detenernos en los rasgos oscuros de esta escena: el espacio no lo permite. Además, deseamos más bien presentar al lector Cristiano el retrato encantador del remanente Cristiano en las líneas finales de esta Escritura tan escrutadora. Así como en Malaquías tenemos entre las ruinas irremediables del Judaísmo un devoto grupo de adoradores Judíos que amaban y temían al Señor y que obtenían dulce consuelo al estar juntos, así en Judas, entre las más espantosas ruinas de la profesión Cristiana, el Espíritu Santo presenta una compañía a quienes Él se dirige como "Amados." Estos son "llamados, santificados en Dios Padre, y guardados en Jesucristo." (v. 1). Él advierte solemnemente a estos contra las variadas formas de error y mal que ya estaban comenzando a hacer su aparición, pero que desde entonces han asumido formidables proporciones. A estos Él se vuelve, con la gracia más exquisita, y les dirige la siguiente exhortación, "Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos. Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu. Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna." (vv. 17-21).

 

         Tenemos aquí la seguridad divina contra todas las oscuras y terribles formas de apostasía - el camino de Caín, el error de Balaam, la contradicción de Coré, los murmuradores y los querellosos, las cosas infladas, las fieras ondas del mar, las estrellas errantes, la adulación a las personas para sacar provecho (vv. 11-16). Los "amados" han de edificarse sobre su santísima fe (v. 20).

 

         Que el lector observe esto: no hay aquí ni una sílaba acerca de un orden de hombres que sucedan a los apóstoles, ni una palabra acerca de hombres dotados de ninguna clase. Es bueno ver esto y tenerlo siempre en mente. Nosotros escuchamos bastante de nuestra falta de don y poder, de que no tenemos pastores y maestros. ¿Cómo podríamos esperar tener mucho don y poder? ¿Los merecemos? Lamentablemente nosotros hemos fracasado y hemos pecado y hemos sido privados de ellos. Reconozcamos esto y entreguémonos al Dios viviente quien nunca falla a un corazón confiado.

 

         Vean el conmovedor discurso de Pablo a los ancianos de Éfeso en Hechos 20. ¿A quién nos encomienda él allí en vista de que el ministerio apostólico llegaría a su fin? ¿Hay allí una palabra acerca de sucesores de los apóstoles? Ni una, a menos que sean, de hecho, los "lobos rapaces" de los que él habla o esos hombres que se iban a levantar en el seno mismo de la Iglesia, hablando cosas perversas para arrastrar tras de sí a los discípulos. ¿Cuál es, entonces, el recurso de los fieles? "Os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados." (Hechos 20:32).

 

         ¡Qué precioso recurso! Ni una palabra acerca de hombres dotados, valiosos como los tales puedan ser en su lugar correcto. Dios no permita que desestimemos de ninguna manera los dones que, a pesar de todo el fracaso y el pecado, nuestro amable Dios pueda considerar apropiado conceder a Su Iglesia. Pero aún es válido que el apóstol bendito, al despedirse de la Iglesia, no nos encomienda a hombres dotados, sino a Dios mismo y a la Palabra de Su gracia. De ahí se desprende que, por muy grande que sea nuestra debilidad, nosotros tenemos que acudir a Dios y apoyarnos en Él. Él nunca abandona a quienes confían en Él. No hay  absolutamente ningún límite a la bendición que nuestras almas pueden experimentar, si sólo acudimos a Dios en humildad de mente y con la confianza de un niño.

 

         Aquí yace el secreto de toda verdadera bienaventuranza y de todo verdadero poder espiritual - humildad de mente y sencilla confianza. Tiene que haber, por una parte, ninguna presunción de poder, y por la otra, nosotros no debemos, en la incredulidad de nuestros corazones, limitar la bondad y fidelidad de nuestro Dios. Él puede, y lo hace, dar dones para la edificación de Su pueblo. Él daría muchos más si no estuviéramos tan dispuestos para actuar por nosotros mismos. Si la Iglesia no hiciera otra cosa sino mirar más a Cristo, su Cabeza viviente y amante Señor, en lugar de mirar los arreglos de los hombres y los métodos de este mundo, ella tendría un cuento muy diferente para contar. Pero si nosotros, mediante nuestros planes incrédulos y nuestros esfuerzos incansables para proporcionarnos un sistema, apagamos, obstaculizamos y contristamos el Espíritu Santo, ¿es necesario que nos maravillemos si se nos deja probar la esterilidad y la vaciedad, la desolación y la confusión de todas esas cosas? Cristo es suficiente, pero Él debe ser probado, se debe confiar en Él, se le debe permitir actuar. El estrado debe ser dejado totalmente diáfano para que el Espíritu Santo exhiba sobre él la preciosidad, la plenitud, toda la suficiencia de Cristo.

 

         Pero es precisamente en esta cosa que nosotros fracasamos tan notablemente. Tratamos de ocultar nuestra debilidad en lugar de reconocerla. Procuramos cubrir nuestra desnudez con paños de nuestra propia provisión, en lugar de confiar sencilla y enteramente en Cristo para todo lo que necesitamos. Nos cansamos de la actitud de humilde espera paciente. Nos damos prisa en asumir una apariencia de fortaleza. Esta es nuestra insensatez y nuestra pérdida dolorosa. Si sólo se nos pudiera inducir a creer esto: nuestra verdadera fortaleza es conocer nuestra debilidad y aferrarnos a Cristo en fe absoluta de día en día.

 

         Es a este excelentísimo camino que el Apóstol exhorta al remanente Cristiano en sus líneas finales. "Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe." (v. 20). Estas palabras presentan la responsabilidad de todos los Cristianos verdaderos de ser hallados juntos en lugar de estar divididos y esparcidos. Nosotros debemos ayudarnos unos a otros en amor, según la medida de gracia dada y la naturaleza del don comunicado. Se trata de una cosa mutua - "edificándoos." No se trata de mirar un orden de los hombres, ni se trata de quejarnos de nuestra falta de dones, sino que se trata sencillamente de que cada uno haga lo que él puede para promover la bendición y el provecho común de todos.

 

         El lector notará las cuatro cosas que se nos exhorta a hacer, y que se expresan en las palabras: "Edificándoos", "Orando", "Conservaos", "Esperando." ¡Qué bendito trabajo hay aquí! Sí, y es un trabajo para todos. No existe ningún Cristiano verdadero en la faz de la tierra que no pueda llevar a cabo alguno o todos estos ramos del ministerio. De hecho, toda persona es responsable de hacerlo así. Podemos edificarnos sobre nuestra santísima fe, podemos orar en el Espíritu Santo, podemos conservarnos en el amor de Dios, y mientras hacemos estas cosas nosotros podemos esperar la misericordia de nuestro Señor Jesucristo. (vv. 20, 21).

 

         Se podría preguntar, «¿Quiénes son los amados? ¿A quiénes corresponde este término?» Nuestra respuesta es, «A quienquiera que le corresponda.» Ocupémonos de estar sobre el terreno de aquellos a quienes corresponde este título. No se trata de arrogarse el título, sino de ocupar el terreno moral verdadero. No se trata de una profesión vacía, sino de una posesión real. No se trata de reclamar el nombre, sino de serlo.

 

         Ni tampoco termina aquí la responsabilidad del remanente Cristiano. Ellos no tienen que pensar meramente en ellos mismos. Ellos deben dar una amorosa mirada y extender una mano ayudadora más allá de la circunferencia de su propio círculo. "A algunos que dudan, convencedlos. A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne." (vv. 22, 23). ¿Quiénes son los "algunos"? ¿y quiénes son los "otros"? ¿No hay la misma hermosa falta de definición acerca de estos como la hay acerca de los "Amados"? Estos últimos sabrán cómo descubrir a los anteriores. Estas son almas preciosas dispersas por todas partes entre las aterradoras ruinas de la Cristiandad, "algunos" de ellos han de ser considerados con tierna compasión, "otros" han de ser salvados con temor piadoso, ¡no sea que los "amados" se vean involucrados en la contaminación!

 

         Es un error fatal suponer que, para sacar a las personas del fuego, nosotros mismos tenemos que entrar en el fuego. Esto jamás será de utilidad. La mejor manera de librar a las personas de una mala posición es que yo mismo esté completamente fuera de esa posición. ¿Cuál es la mejor forma en que yo puedo sacar a un hombre de un pantano? Ciertamente no es que yo entre en el pantano, sino que yo permanezca en terreno firme y desde allí le extienda una mano ayudadora. Yo no puedo sacar a un hombre de ninguna situación a menos que yo mismo esté fuera de ella. Si nosotros queremos ayudar al pueblo de Dios que está mezclado con la ruina circundante, lo primero que nos corresponde hacer es estar en completa y decidida separación. Lo siguiente es tener nuestros corazones repletos y desbordantes con amor tierno y fervoroso para con todos los que llevan el precioso nombre de Jesús.

 

         Aquí tenemos que finalizar, y al hacerlo, citaremos para el lector esa doxología bendita con que el apóstol resume su solemne e importante discurso. "Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén." (vv. 24, 25). Tenemos una gran cantidad acerca de 'caídas' en esta epístola - Israel cayendo, ángeles cayendo, ciudades cayendo, pero bendito sea Dios, ¡hay Uno que puede guardarnos sin caída, y es a Su Santo cuidado que nosotros somos encomendados!             

   

C. H. Mackintosh

 

Traducido del Inglés por: B.R.C.O. - Mayo 2007.-

Título original en inglés:
THE CLOSING SCENES OF MALACHI AND JUDE, by Charles Henry Mackintosh
Publicado en Inglés en la revista: HANDFULS OF PASTURE FOR THE BELOVED FLOCK OF CHRIST, Vol. 1, No.6

Versión Inglesa
Versión Inglesa