VIDA CRISTIANA (1953 a 1960)


Página Principal VIDA CRISTIANA (1953-1960)

LOS PERFUMES DEL SANTUARIO

MOBI

EPUB

 

LOS PERFUMES DEL SANTUARIO

 

(Éxodo 30: 22-38)

 

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

LBLA = La Biblia de las Américas, Copyright 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation, Usada con permiso

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H. B. Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza)

 

 

En el verdadero culto, conviene ofrecer a Dios – como fuego puro – un incienso limpio y santo, es de­cir, presentarle, por el Espíritu, la excelencia de la persona de Cristo. Al final del capítulo 30 del Éxodo, que trata del altar de oro y de la fuente de bronce, se mencionan el aceite de la santa unción y el incienso de aromas (versículos 22-38).

 

El aceite de la santa unción (versículos 22-33)

 

Es una figura del Espíritu Santo, que testifica a los adoradores acerca de los sufrimientos de Cristo. Se hallaba formada con cuatro substancias dis­tintas: la mirra, la canela aromática, el cálamo aromático y la casia.

 

I. La mirra excelente nos habla de los sufrimientos de Cristo. Es una sa­via que gotea de las cortaduras o heri­das hechas en el árbol que la produce. Fue uno de los perfumes que los magos ofrecieron al Niño acostado en el pesebre de Belén (Mateo 2:11), a Aquél que había venido al mundo para sufrir y morir en una cruz. Era también uno de los perfumes del bál­samo preparado por Nicodemo, cuan­do, con José de Arimatea, pusieron en un sepulcro nuevo, el cuerpo de Aquél que venía de pasar por los sufrimientos indecibles del Calvario, dando Su vida para la salvación de los pecadores y la gloria de Dios (Juan 19:39).

 

Tu Jesús, la obra - has acabado

A Dios por ofrenda - te has entregado

¡Que suaves olores, santos sin precio

Fueron tus dolores bajo Su juicio !

 

Notemos, también, que la mirra será uno de los perfumes que esparcirán su fragancia en el día de Su gloria, cuando se realice lo que escribió el Salmista: " Todas tus vestiduras están perfumadas con mirra, áloe y casia; desde palacios de marfil te han alegrado con instrumentos de cuerda." (Salmo 45:8 – LBLA).

 

II. La canela aromática proviene de la corteza del árbol de la familia del laurel, llamado también 'árbol oloroso': siempre verde, exhala un olor muy agradable: es la imagen de Cristo, hombre perfecto en la tierra, de quien se desprendía sin cesar un perfume de agradable olor a Su Dios. "tu nombre es como ungüento derramado" (Cantares 1:3 – VM).

 

III. El cálamo (o caña) simboliza la flaqueza humana: delgado y frágil, es emblema de debilidad. Fue en esta forma que Cristo, como hombre, an­duvo aquí en la tierra. Caminaba, verdadero hombre, sufriendo tal con­tradicción de pecadores contra Sí mis­mo (Hebreos 12:3), no teniendo lugar donde reclinar la cabeza, pasando hambre y sed. Verdadero hombre, se hallaba en el huerto de Getsemaní, en agonía, "y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle" (Lucas 22: 39-­44). ¡Qué perfume más excelente para Dios! ¡el perfume del cálamo aromá­tico!... En cierto modo, puede decirse que la canela aromática y el cálamo aromático son inseparables (doscien­tos y cincuenta siclos de cada uno – quinientos siclos de mirra excelente y de casia): las perfecciones de Cristo como hombre le granjeaban la oposi­ción del mundo, y mientras llevaba y sufría tal oposición en la flaqueza que aceptó haciéndose hombre, el perfu­me del cálamo aromático subía hacia Dios.

 

IV. La casia es el fruto de un ár­bol grande y frondoso: simboliza la grandeza y dignidad de Cristo. ¡Cuán majestuoso será cuando se realicen las palabras del Salmista! (Salmo 45:8). Por otra parte, ¡cuánta digni­dad hallamos en Su humillación! To­das las escenas de los evangelios reflejan aquella grandeza del hombre Cristo Jesús, ¡Dios manifestado en carne!

 

Es de tan sublimes cosas que el Es­píritu Santo quiere llenar nuestros corazones, especialmente cuando nos hallamos congregados en el Santuario para adorar al Señor. Quiere ocupar­nos de Cristo en todos los aspectos simbolizados por la mirra excelente, la canela aromática, el cálamo aromático y la casia, para que nuestros corazones puedan rendir el culto que Dios espera de nosotros, haciendo subir hacia Él un perfume de olor suave.

 

El incienso o especias aromáticas (Éxodo 30: 34-38) se componía de perfumes ¡que sólo se perciben en el cielo! Eran cuatro: estacte, uña aromática, gálbano aromático e incienso puro (limpio). Es una tierra santa en la cual debemos andar descalzos... un incienso 'santo para Jehová, que Él solo puede apreciar. "Cualquiera persona que hiciere otro semejante, para recrearse con su olor, será cortada de entre su pueblo." (Éxodo 30: 37-38; VM).

 

I. El estacte representa, en los sufrimientos de Cristo, lo que se halla escondido a los ojos humanos. ¿Quién sino sólo Dios puede comprender lo que padeció Cristo como hombre aquí abajo, el Justo en medio de los injustos, la luz en medio de las tinieblas? ¿Quién puede imaginar lo que fue para Él el combate que sostuvo durante la noche solitaria en Getsemaní? ¿Quién medirá la intensidad de Sus sufrimientos en la cruz, primero de parte de los hombres, y luego cuando fue abandonado por Dios, desde la hora sexta hasta la hora novena? ¡Dios solo puede sondear tan inmenso abismo de dolores! ¡Qué perfume más excelente subía hacia Él, mientras veía a su Hijo amado pasando por tales sufrimientos!

 

II. La uña olorosa – perfume que despide, cuando se quema, la concha de una especie de almeja que sólo se encuentra en el fondo del mar –, nos habla de Aquél que tuvo que exclamar, por el Espíritu profético: "Estoy hundido en cieno profundo, donde no puedo hacer pie; He venido a abismos de aguas, y la corriente me ha anegado." "Un abismo llama a otro a la voz de tus cascadas; Todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí." "Las aguas me rodearon hasta el alma, Rodeóme el abismo; El alga (planta submarina) se enredó a mi cabeza." (Salmo 69: 1-2; Salmo 42:7; Jonás 2: 4 y 5). Dios podía considerar, en el seno de los abismos, a Aquél que era su "compañero", 'el Hijo de Su amor', el gozo y las delicias de Su corazón desde toda eternidad... ¡y un perfume de suave olor subía hacia El!

 

III. El gálbano, resina de una planta de África oriental, despide un olor fuerte y desagradable, y es de sabor agrio, pero aventaja a algunos perfumes con los cuales se le mezcla. De la misma manera, si Cristo es "olor de muerte para muerte", es de­cir, que el nombre de Jesús es como un olor desagradable para el incrédulo, el cual no quiere que se le hable de Él, es "olor de vida para vida" (es decir, para los creyentes). Compárese con 2ª. Corintios 2: 15-16.

 

IV. El incienso puro era el cuarto ingrediente que entraba en la composición de los aromas. El incienso nos presenta, en figura, el buen olor de Cristo para Dios, la excelencia de Su Persona, Su intercesión y Sus perfec­ciones. Sobre la ofrenda de oblación (o, de presente) – que era figura de la perfección de Jesús como hombre aquí en la tierra – se debía poner incienso (Levítico 2: 1, 2 y 16); también se ponía incien­so puro sobre las doce tortas que se hallaban sobre la mesa limpia de­lante de Jehová (Levítico 24: 6 y 7): las doce tortas representaban a Israel visto en sus doce tribus y presentado ante Dios, rodeado y embalsamado de la excelencia del perfume de Cristo.

 

El incienso simboliza también a los creyentes, en la posición perfecta que es de ellos, en virtud de la obra y de las perfecciones de Cristo. El perfume que subía hacia Dios cuando consideraba a Cristo, hombre perfecto en la tierra, es el mismo que sube hacia Él ahora, cuando ve, en Cristo, a los que Le pertenecemos como frutos de la Obra de la Cruz.

 

Con el aceite de la unción sagrada, se debía ungir la cabeza del Sumo Sacerdote, los utensilios del tabernácu­lo, y los hijos de Aarón. Sólo con sangre se podía hacer esta última un­ción: una vez rociada la sangre de la expiación (Éxodo 30:10), somos ungidos de la misma manera que Cristo, y el olor suave que sube hacia Dios es el mis­mo que esparce la cabeza de nuestro Sumo Sacerdote. Siendo ungidos con el mismo aceite que Cristo – aunque permanezca la verdad de que Él fue ungido con óleo de alegría más que Sus compañeros (Salmo 45:7), y el mis­mo "incienso puro" habiendo sido puesto sobre las doce tortas y la ofrenda de presente – venimos a ser aceptos en el Amado, y así podemos adorarle en el Santuario. "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado." (Efesios 1: 3-6; LBLA).

 

El incienso es figura de la inter­cesión y de las perfecciones de Cristo. ¡La excelencia de Su Persona es lo que da tanto precio a Su sacrificio! Que­mar el incienso sobre el altar, es presentar a Dios toda la excelencia y todas las perfecciones del hombre Cristo Jesús, en Su vida y en Su muer­te, en Su triunfo y en la gloriosa po­sición que Él ocupa ahora a la diestra de Dios, coronado de gloria y honor. Este es el verdadero culto, tribu­tado según el pensamiento de Dios, en la obediencia a las enseñanzas de Su Palabra. Consiste en no ocuparnos de nosotros mismos: si recordamos nuestra miseria pasada y nuestras bendiciones, es únicamente para exaltar a Aquél que nos sacó del lodazal y nos elevó tanto. Consiste en ocuparnos sólo de Cristo, de la excelencia de Su persona, de lo que fue para Dios en Su vida, Su muerte y Su resurrección...

 

Amados hermanos, si a semejanza de María aprendiésemos siempre a los pies puros del Señor, llegaríamos al Culto con un vaso de ungüento de gran precio, y ¡toda la casa estaría llena de su fragancia!

 

Alf. G.

 

Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1954, No. 10.-

volver a la página de contenidos de EDIFICACIÓN CRISTIANA