VIDA CRISTIANA (1953 a 1960)


Página Principal VIDA CRISTIANA (1953-1960)

EL AMOR PROPIO

Leer o descargar en formato PDF
Leer o descargar en formato PDF

EL AMOR PROPIO

 

        

         Puede definirse como sigue: es la opinión favorable - demasiado favorable -que uno tiene de sí mismo. Está diametralmente opuesto a la humildad que debe caracterizar a los hijos de Dios, y a la cual somos insistentemente amonestados por su Palabra.

 

         El amor propio procede del orgullo de la carne que reina en el mundo, hace presa en los hombres y los arrastra a la ruina y a la muerte.

 

         Vemos este amor propio, inherente a nuestra vieja naturaleza, siempre dispuesto a enorgullecerse. ¿Hay algún creyente que esté exento de él? Dios nos demuestra que no: aún un hombre como Job, "perfecto y recto" en Sus ojos, está lleno del mismo. Que este ejemplo nos haga sondear nuestros corazones y juzgarlos profunda y sincera­mente delante de Dios, en la divina luz de su Santidad y de su Poten­cia. Indúzcanos Dios a exclamar como Job: "me aborrezco,

 Y me arrepiento en polvo y ceniza." (Job 42:6).

 

         El amor propio se manifiesta de continuo en nuestra vida; daña al testimonio de humildad cristiana que somos llamados a dar. Nos ensalza en lugar de humillarnos, y como lo declara el Señor, nuestro perfecto modelo: "cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido." (Lucas 14:11).

 

         Nuestro amor propio choca con el de los demás, como también el de ellos topa con el nuestro; nos pone de continuo en conflicto los unos con los otros y enturbia nuestras relaciones, tanto en el círculo fami­liar como en el seno de la asamblea. Nada hay más susceptible en nuestro ser que el amor propio; es preciso reprimirlo. Hemos de cui­dar asimismo del de los demás para no excitarlo; cuando nos ocurre tropezar con él, hagámoslo con prudencia y mansedumbre. Las he­ridas ocasionadas de este modo son a menudo difíciles de curar, y resultan a veces incurables. Recordemos que el único remedio es el amor que nos viene de Dios; es también el único preventivo, el ves­tido protector del cual no debemos nunca despojarnos.

 

         Es el amor propio un explosivo fácilmente inflamable, que prende fuego a la menor chispa. Vigilemos, pues, nuestra lengua, que es un fuego, como dice el apóstol Santiago. Meditemos también lo que escri­be el apóstol Pablo a los Corintios:

"El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta." (1 Corintios 13: 4-7). Que este amor nos dirija en la familia y en la asamblea, y que nuestras relaciones estén impregnadas por él.

 

         Volvamos a la extrema sensibilidad del amor propio: una amo­nestación que nos es dirigida, un reproche que nos es hecho, aunque sea merecido y justificado, ¿no provoca a menudo en primer lugar el descontento, mayormente cuando es hecho con cierta brusquedad? Es muy necesario también que aquellos que son calificados en la asamblea para ejercer en ella cuidados pastorales, y llamados a en­señar, a exhortar, a reprender, siguiendo las Escrituras, lo hagan con mansedumbre y con calma, con longanimidad, en el momento re­querido, aprovechando la oportunidad, en un espíritu de gracia.

 

         En cierto sentido, el amor propio puede extenderse a una familia considerada en su conjunto. Cuando uno de sus miembros comete una falta que pueda desacreditarle a los ojos de los demás, ocurre que miembros se solidarizan con él y, en lugar de ayudarle a que se humille, ellos manifiestan un amor propio de familia que puede producir celos, rozaduras, divisiones, e incluso la enemistad. Que el Señor nos guarde en nuestros vínculos de familia, que son de tan gran precio, a fin de que éstos no dominen los vínculos que nos unen a Él.

 

         El amor propio es el amor de sí mismo, del "Yo" que transfor­mamos en un ídolo, el cual toma en nuestros corazones el lugar que sólo Dios debería ocupar y que Él desea conservar. Es el orgullo del hombre que mueve todo a su propia voluntad y no a la de Dios.

 

         Prosternémonos humildemente delante de nuestro Señor Jesucristo, "manso y humilde de corazón", no teniendo otra voluntad que la del Padre, la cual hizo que se anonadara y humillara hasta la muerte, y muerte de cruz, desviando el amor de Sí mismo para derramarlo sobre sus prójimos.

 

M. K.

 

Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1955, No.15.-

volver a la página de contenidos de EDIFICACIÓN CRISTIANA