VIDA CRISTIANA (1953 a 1960)


Página Principal VIDA CRISTIANA (1953-1960)

LA DIFAMACIÓN

MOBI

EPUB

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

LBLA = La Biblia de las Américas, Copyright 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation, Usada con permiso

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H.B.Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza)

 

 

 

LA DIFAMACIÓN

 

 

"Desechando toda malicia y todo engaño, e hipocresías, envidias y toda difamación (o maledicencia, o detracción)." (1 Pedro 2:1 - LBLA).

 

         La difamación tiende siempre a arruinar la reputación del pró­jimo; puede ser que haya sido provocada por algún motivo, como también que sea del todo gratuita.

 

         Pero, en el primer caso, sería necesario tener siempre sobre el co­razón el bien de aquel que ha cometido la falta. Cuando los de Cloé contaron al apóstol Pablo acerca del mal que había cundido en la asamblea de Corinto, era en vista de una restauración, no era difamación, ni chisme alguno, pues carecían del menor afán de difamar. Lo que sí constituye una maldad es referir palabras de alguien, por verdaderas que fuesen, quitando parte de las mismas, o alterando su sentido. Fue calumniado Mefi-boset cuando Siba refirió sus pala­bras al rey David: "He aquí él se ha quedado en Jerusalén, porque ha dicho: Hoy me devolverá la casa de Israel el reino de mi padre." (véase 2 Samuel 16:3; 2 Samuel 19: 24-27). Las injurias de los fariseos proferidas al ciego de nacimiento en Juan 9, contenían, por lo menos, alguna verdad.

 

         La difamación no es solamente una palabra mala en sí, sino que puede ser una palabra verdadera referida con mala intención. Puede ser que digamos la verdad, pero ¿qué bien hace si nuestro fin es malo? El solo hecho de que la Palabra de Dios nos amoneste tan seriamente contra toda clase de difamación, o detracción, o maledicencia, debería bastarnos para apartarnos del mal, sabiendo mayormente que vivimos en un mundo de difamación y de calumnia. En efecto, Dios es blasfemado (2 Pedro 3:4); el camino de la verdad es blasfemado (2 Pedro 2:2); son injuriadas la potestad y las dignidades (2 Pedro 2:10); los cristianos también lo somos (1 Pedro 4: 4, 14); "No dejéis pues que se hable mal de vuestro bien" (Romanos 14:16 - VM); hablan injuriosamente de las cosas que no entienden (2 Pedro 2:12). No tengamos, pues, nada en común con este mundo difamador, maldiciente, detractor, injurioso, blasfemador. Purifiquémonos antes bien del ojo que sólo puede ver el mal, de malvadas suposiciones, de la mala lengua, de las obras malas y del corazón malo de incredulidad.

 

         No es en vano, por cierto, que la Palabra de Dios nos pone insis­tentemente en guardia contra la malísima costumbre, tan divulgada por desgracia, de hablar mal de otro: los escándalos, la carencia de amor, el desprecio, el odio y las divisiones son la triste secuela de tan funesto hábito. Cuando un hermano o hermana haya cometido una falta, nosotros deberíamos hablarle con un espíritu de gracia cara a cara; no debemos abultar la falta cometida; por otra parte, no olvi­demos la serie de advertencias de Mateo 7: 3-5 en cuanto a la paja y la viga en el ojo; la lengua es un pequeño miembro pero ¡qué in­fluencia ejerce! He aquí un pequeño fuego, cuán grande bosque enciende; y la lengua es un fuego, un mundo de maldad (Santiago 3:5). La muerte y la vida están en poder de la lengua (Proverbios 18:21). Las palabras dichas o escritas son como una simiente que lleva fruto, bien sea para vida o para muerte; toda difamación, o maledicencia, o detracción, es un mal uso que hacemos de nuestra lengua, no hablando con amor ni para el bien, y tampoco para provecho de nuestro prójimo, sino para satis­facción de nuestras inclinaciones, de nuestra vanidad, o también para nuestro propio provecho; si estuviéramos más en la luz de Dios, si sondeásemos con más rectitud lo interior de nuestros corazones, si caminásemos como debiendo ser manifestadas nuestras acciones delante del tribunal de Cristo, por cierto que vigilaríamos más lo que sale de nuestros labios.

 

         ¡Cuántos sufrimientos y cuántas lágrimas nos han causado la difamación o male­dicencia! Es uno de los medios más poderosos que utiliza el enemigo de nuestras almas para quebrantar el corazón, para hacer división en­tre los hijos de Dios, para arruinar, incluso, casas enteras y asambleas florecientes. Y ¡cuán fácil es para algunos creyentes caer en esta tram­pa! (Proverbios 12:13).

 

         Algunas veces caemos con facilidad en estas transgresiones de los «labios» como si no significase nada manchar la reputación de un her­mano o de una hermana, olvidando que el "amor edifica". Es el amor para con el Señor, para con Su obra, para con los hermanos, lo que nos guarda de la difamación en todas nuestras relaciones con nuestros hermanos; obremos, pues, en santidad y con toda fidelidad, y no toleremos que en nuestro corazón se albergue ninguna clase de inmundicia, evitando así muchos disgustos y siendo de esta manera ayuda a aquellos que son inclinados a la difamación, maledicencia, o detracción; si aquel que va de acá para allá llevando chismes de unos hermanos a otros no encuentra en nos­otros eco, sino, por el contrario, una reprensión hecha con amor, qui­zá consigamos que su conciencia sea tocada, y si no, por lo menos no hallará en nosotros fuego con qué alimentar su calumnia.

 

         Además de esto, la difamación, o maledicencia, no es solamente un modo de ha­blar de nuestro prójimo, por el cual su consideración o su honor son envilecidos a menudo, sino que ésta juzga y habla del prójimo sin ningún amor y más bien con desdén. ¡Cuántos corazones envenena­dos por esta ponzoña! ¡Cuántos amigos y familias enteras han sido divididos, porque cuando uno ha sembrado la desconfianza, sigue como consecuencia la desunión, habiendo sido roto el lazo del amor! La chispa encendida por la calumnia, a veces no puede ser apagada hasta la muerte misma. Mas, gracias al Señor, hay un medio seguro de com­batir este mal: humillándonos ante nuestro Dios y reconociendo sin­ceramente nuestras equivocaciones delante de aquellos contra quienes hemos pecado. "El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia." (Proverbios 28:13). No olvidemos que nosotros también tenemos necesidad cada día de la paciencia de Dios y la de nuestros semejantes y de esta manera encontraremos la fuerza para vencer esta mala costumbre y si en el círculo de nuestros hermanos ha de haber lugar a una reprensión, podemos servirnos los unos a los otros exhortándonos con amor en nuestro Señor Jesucristo.

 

Traducido de "Le Messager Evangélique"

 

Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1955, No. 14.-

volver a la página de contenidos de EDIFICACIÓN CRISTIANA