VIDA CRISTIANA (1953 a 1960)


Página Principal VIDA CRISTIANA (1953-1960)

LAS HERMANAS Y LOS ASUNTOS DE LA ASAMBLEA (J. N. Darby)

Leer o descargar en formato PDF.-
Leer o descargar en formato PDF.-

 

LAS HERMANAS Y LOS ASUNTOS DE LA ASAMBLEA

 

 

Mientras estamos peregrinando en este mundo-, nuestra vida cris­tiana colectiva - la vida de asamblea -  puede reflejar, desgraciada­mente, altibajos, luces y sombras. Hay también decisiones que to­mar, asuntos - no siempre muy agradables - que debemos averiguar. ¿Cuál es la posición de las hermanas respecto a esas cuestio­nes? - He aquí el parecer de un venerado siervo del Señor sobre tan delicado punto:

 

 

         Las hermanas no tienen que intervenir en el examen de los asun­tos o dificultades que puedan surgir en la Asamblea. Sin embargo, si se trata de la acción de la Asamblea, considerada en su conjunto, forman parte integrante de la misma, y cuando los hermanos - des­pués de haber examinado detenidamente un asunto - informan, o lle­van sus conclusiones ante la Asamblea, las hermanas están, o pueden estar presentes.

 

         Ellas tienen la libertad de hablar aparte con sus maridos, o tam­bién de comunicar su pensamiento a un hermano fiel y responsable, pues puede ocurrir que ellas conozcan detalles o hechos susceptibles de ayudar o influenciar el juicio o las conclusiones de cuantos exa­minen determinado asunto; pero no toman ninguna parte pública en la actividad eclesiástica. Como hemos dicho, ellas forman parte de la Asamblea cuando ésta obra en definitiva, es decir, cuando lleva a ejecución sus decisiones.

 

         No olvidemos que lo importante es que el Señor esté presente. Cuando los hermanos examinan un asunto, si cuentan con Él, Dios les ayudará con Su Espíritu; además, el Señor se halla presente en la Asamblea, y, por la acción del Espíritu Santo, Su Autoridad se ejerce en ella.

 

         Pero la mujer no puede ocuparse de la administración de la Asamblea: es una cosa que la Palabra de Dios le prohíbe clara­mente.

 

         No he visto nunca que una mujer se ocupe del gobierno o de la administración de una asamblea, sin que haya sido y sea un mal para ella y para los demás.

 

J. N. Darby

 

Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1957, No. 25.-

volver a la página de contenidos de EDIFICACIÓN CRISTIANA