VIDA CRISTIANA (1953 a 1960)


Página Principal VIDA CRISTIANA (1953-1960)

LA FECHA DE LA NAVIDAD

Leer o decargar en formato PDF
Leer o decargar en formato PDF

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

BTX = Biblia Textual, © 1999 por Sociedad Bíblica Iberoamericana, Inc.

 

LA FECHA DE LA NAVIDAD

 

 

Hemos leído…

 

         La cristiandad celebra la fiesta de Navidad (o de la Natividad), del 24 al 25 de di­ciembre.

Astrónomos, historiadores y teólogos han llegado entre­tanto, a la conclusión de que el 25 de diciembre del año cero, no es la fecha auténtica del nacimiento del Salvador, ni por lo que hace referencia al año, ni al día. Responsables de ello son algunos errores de cálculo cometidos por el monje escita Dionisio el Exi­guo. Vivía este en Roma y en el año 533 recibió el encargo de determinar cuál debía ser el principio de la nueva era. Olvidó tener en cuenta el año cero que debía ser intercalado entre el año uno antes y el año primero después de Jesucristo. Además, dejó de contar los cuatro años en que el emperador Augusto había reinado bajo su propio nombre, Octavio.

 

         El relato bíblico contiene una indicación expresa: "Después que Jesús nació en Bet-léhem de Judea en días del rey Herodes,…" (Mateo 2:1 - BTX).

 

         Quién era Herodes, cuándo vivió y cuándo reinó, se sabe por numerosas fuentes de información de aquella época. Herodes fue nombrado rey de Judá por Roma el año 40 antes de Jesucristo. Su rei­nado terminó con su muerte el año 4 antes de la era cristiana. Jesús, por tanto, tuvo que haber nacido antes de dicho año.

 

         El día 25 de diciembre es mencionado por primera vez como festividad de Navidad el año 354. Bajo el emperador Justiniano (527-565) después de Jesucristo este día fue reconocido legalmente como día festivo. En la elección de este día desempeñó un papel preponde­rante una festividad de la antigua Roma. En esta urbe el 25 de diciembre era el "dies natalis invicti", el "día del nacimiento del jamás vencido", el día del solsticio de invierno y además, en Roma, el último día de "las Saturnales" que hacía tiempo habían degenerado en un carnaval, consistente en una semana de desenfreno, y, por tanto, en un tiempo en que los cristianos podían sentirse más seguros de no ser perseguidos.

 

         Además de los historiadores y de los astrónomos, les correspon­dería también a los meteorólogos dar su opinión al fijar la fecha del nacimiento de Jesús. Según el evangelio de Lucas: "...Y había pastores en aquella región posando a campo abierto, guardando por turnos la vigilia de la noche sobre sus rebaños." (Lucas 2:8 - BTX).

 

         Los meteorólogos han realizado medidas exactas de la tempera­tura en Hebrón. Esta localidad, situada al sur de las montañas de Judá, tiene el mismo clima que la cercana Belén. La curva de temperatura ofrece heladas en tres meses:

- en diciembre 2,8° bajo cero;

- en enero 1,6° bajo cero,

- y en febrero 0,1° bajo cero (tem­peraturas Celsius).

         Los dos primeros meses ofrecen al mismo tiem­po, las precipitaciones más altas del año: 147 milímetros en di­ciembre y 187 milímetros en enero.

 

         Según los resultados de las investigaciones hasta el día reali­zadas, el clima en Palestina no ha sufrido modificación sensible durante los últimos 2.000 años, de manera que los datos meteorológicos modernos pueden servir de base.

 

         En tiempo de la celebración de la Navidad reina en Belén la helada y cuando la temperatura es mínima en la tierra de Promisión no debía haber ganado en los prados. Este hecho viene reforzado por una noticia del Talmud, según el cual en aquellos lugares los rebaños salían al campo en el mes de marzo y eran recogidos en noviembre (a prin­cipios.) Casi ocho meses permanecían al aire libre.

 

         Alrededor de la época en que la cristiandad celebra las Navidades, los reba­ños permanecían en Palestina en los establos y, con ellos los pas­tores.

 

         El relato del evangelio de Lucas habla, por tanto, del naci­miento de Jesús antes de la entrada del invierno y la mención de la brillante estrella que se hace en el evangelio de Mateo, se re­fiere al año 7 antes de la era cristiana.

 

Publicado en la Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1956, No. 24.-

volver a la página de contenidos de EDIFICACIÓN CRISTIANA