PREGUNTAS BÍBLICAS

PÁGINA PRINCIPAL de PREGUNTAS BÍBLICAS
DEUTERONOMIO 26 - LA CANASTA DE LAS PRIMICIAS
MATEO 11:11 - EL MÁS PEQUEÑO EN EL REINO DE LOS CIELOS MAYOR ES QUE ÉL
MATEO 11:25 - SABIOS, ENTENDIDOS, NIÑOS
MATEO 12:31 - "LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU"
MATEO 13:33 - ¿QUÉ ES LA LEVADURA?
MATEO 16:19 - "LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS"
MATEO 24: 40, 41 - ¿UNO TOMADO, OTRO DEJADO?
MATEO 24 Y 25 - SUS GRANDES LINEAS
LUCAS 16: 1-13: EL MAYORDOMO Y LAS RIQUEZAS INJUSTAS
JUAN 16: 7-11: "EL CONSOLADOR... CONVENCERÁ AL MUNDO
JUAN 20:17 - NO ME TOQUES...
HECHOS 2: 1-13 - LENGUAS REPARTIDAS COMO DE FUEGO
HECHOS 2: 17-21 - LA PROFECÍA DE JOEL
ROMANOS 1: 16, 17 - LA JUSTICIA DE DIOS
ROMANOS 11:26 - TODO ISRAEL SERÁ SALVO
GÁLATAS 5:4 - CAER DE LA GRACIA
EFESIOS 4:26 - "AIRAOS, PERO NO PEQUÉIS"
HEBREOS 9:28 - ¿ARREBATAMIENTO PARCIAL?
HEBREOS 10:26 - ¿SI PECÁREMOS VOLUNTARIAMENTE...?
HEBREOS 12:2 - "EL AUTOR Y CONSUMADOR DE LA FE"
1 JUAN 5: 16, 17 - EL PECADO DE MUERTE
APOCALIPSIS 1:20 ¿QUIÉNES SON LOS ÁNGELES DE LAS SIETE IGLESIAS
APOCALIPSIS 4 - LOS 24 ANCIANOS
APOCALIPSIS 7:4 - LOS 144.000 SELLADOS
DIOS ES UNO
EL ANTICRISTO
EL AYUNO
ELECCIÓN - PREDESTINACIÓN
EL SEÑOR JESÚS COMO "HIJO DEL HOMBRE"
EL TRIBUNAL DE CRISTO
¿EN QUÉ CONSISTE LA FE?
¿ESTÁN LOS CRISTIANOS BAJO UN PACTO?
HABLAR U ORAR POR EL ESPÍRITU SANTO
JUDAS Y LA CENA DEL SEÑOR
LA MORADA DEL ESPÍRITU SANTO:¿EN LA CRISTIANDAD O EN LA IGLESIA?
LA PALABRA "SALVACIÓN" EN LAS ESCRITURAS
LAS EXPRESIONES "ESTE SIGLO" Y "EL SIGLO VENIDERO"
LOS ANGELES ¿QUIÉNES SON?
LOS SANTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO Y LA IGLESIA
¿Puede un creyente orar así: NO ESTÉS ENOJADO CONTRA NOSOTROS PARA SIEMPRE?
¿QUÉ SUCEDIÓ EN LA CRUZ CUANDO DIOS ABANDONÓ A JESÚS, TAL COMO ÉL DIJO?
REINO DE LOS CIELOS Y REINO DE DIOS
"UN SOLO CUERPO" Y "LA UNIDAD DEL ESPÍRITU"
VIVIFICADO Y SELLADO POR EL ESPÍRITU SANTO

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60).

LOS ANGELES ¿QUIÉNES SON?

 

 

         Los ángeles son seres celestiales; este nombre que significa 'mensajero' les ha sido otorgado porque, muy a menudo, Dios se ha valido de ellos para llevar a los hombres un mensaje suyo. "Espíritus ministradores", cumplen ciertas funciones que Dios les confía "a favor de los que serán herederos de la salvación" (Hebreos 1:14).

 

         Siendo criaturas de Dios, los ángeles se mantienen en Su presencia, celebrando Su grandeza y Su santidad (Isaías 6: 2 y 3), dispuestos a obedecerle. Para el cumplimiento de las misiones que Él les confía, Dios los envía sobre la tierra (Citemos entre otros muchos pasajes: Génesis 19: 1, 15; 32: 1 y 2; Daniel 6:22; 8:16; 9:21; 10: 4-21; Lucas 1: 11-20, 26-38; Hechos 5: 19 y 20; 12: 7-11).

 

         Pasajes como 1 Pedro 1: 11 y 12; Lucas 15: 10; 1 Corintios 11:10, y Efesios 3:10 nos dicen qué interés tienen los ángeles en la realización de los designios de Dios para con los hombres.

 

         Estas pocas porciones de la Palabra de Dios -- las cuales no podemos repro­ducir por falta de sitio, pero cuya detenida lectura recomendamos encarecida­mente -- bastan para hacernos comprender algo de la importancia del papel que desempeñan los ángeles en el universo y para con los hombres. ¿Sería, acaso, motivo suficiente para dirigirnos a ellos y rendirles culto bajo cualquier forma que sea? Falsos doctores querían inducir a los cristianos en Colosas a que lo hicieran; para que estén alerta contra dicho peligro, el apóstol Pablo escribió a estos creyentes: "Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal, y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios." (Colosenses 2: 18-19). Después que le fueron reveladas las cosas mencionadas en el Apocalipsis, el apóstol Juan escribe: "Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios." (Apocalipsis 22: 8 y 9).

 

         Así pues, son clarísimas las enseñanzas de la Palabra de Dios: no hay que dar culto a los ángeles, ni adorarles. Al contrario, un ángel mismo dice a un creyente: «¡ADORA A DIOS, guárdate de hacerlo con un ángel!» Los cristianos de origen judío estaban propensos a dejarse llevar al culto de los ángeles; en efecto, tenían en gran aprecio la ley y todo el orden de cosas que ella había instituido, y habían recibido la ley "por disposición de ángeles" (Hechos 7:53; ver Gálatas 3:19). Era, pues, fácil para los falsos doctores atraerse a estos cristianos presentándoles el culto de los ángeles como cosa agradable a Dios. Todo eso les hacía volver atrás y perder de vista el verdadero carácter del cristianismo. Siempre es astucia de Satanás y de sus ministros (Colosenses 2: 3, 13-15) presentar cosas que, algunas veces, no son malas en sí, pero que de hecho nos apartan de Cristo. Por eso el apóstol Pablo exhortaba a los Colosenses a asirse firmemente de la Cabeza, es decir de Cristo (Colosenses 2: 18-19).

 

         Por otra parte, Dios se dirige de modo especial a estos creyentes de entre los judíos en la Epístola a los Hebreos: les querían empañar la visión de Cristo, por lo tanto, el Hijo de Dios les es presentado en toda la epístola. El apóstol pasa allí revista a todo cuanto había caracterizado el período de la ley demostrando al mismo tiempo cuán superior es lo que posee ahora el creyente en Cristo. Es la epístola de las "cosas mejores": mejor esperanza, mejor pacto, mejores promesas, mejores sacrificios, mejores bienes, patria mejor, mejor resu­rrección. Sí, verdaderamente, "Dios proveía alguna cosa mejor para nosotros" (ver Hebreos 7:19, 22; 8:6; 9:23; 10:34; 11: 16, 35, 40).

 

         Desde el principio de dicha epístola, es el "Hijo" quien es colocado delante de estos creyentes de origen judío: Sus glorias en creación y en redención nos son presentadas en los versículos 2 y 3 del capítulo 1, y a continuación, Su superio­ridad sobre los ángeles. En los versículos 4-14, tenemos siete citas del Antiguo Testamento que demuestran dicha superioridad; por lo tanto, es por los propios escritos del pueblo de Israel que Dios (valiéndose del Apóstol) hace resaltar a esos creyentes que ahora vemos a Jesús, "hecho un poco menor que los ángeles, . . . coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte." (Hebreos 2:9) es muy superior a éstos. Todo este pasaje hace resaltar la grandeza de Aquel que es el Hijo eterno, el creador de los mundos, y que "habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos." (Hebreos 1: 3, 4).¡A Él sea toda la gloria!

 

         ¡Bendito sea Dios por el servicio que prestan sus ángeles de su parte a favor nuestro! ¡Pero que nada aparte nuestros corazones (ni siquiera los ánge­les, u otros mediadores) del único Tema que el Padre quiere presentarnos sin cesar: la persona de su Hijo, nuestro Señor y Salvador Jesucristo!

 

S. d. D.

 

Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1953, No. 5.-

volver a sitio EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

* * * * * * *